Los medios volvieron a quedar bajo la lupa por su cobertura diaria

Al igual que en la última campaña, recibieron críticas por poner el caso en el centro de su agenda
Rafael Mathus Ruiz
(0)
26 de marzo de 2019  

WASHINGTON .- Tal como ocurrió con la cobertura de la última campaña presidencial, o con el escándalo que acechó a la demócrata Hillary Clinton, los medios en Estados Unidos volvieron a quedar otra vez bajo la lupa por la cobertura del Rusiagate, una saga que ha estado en el centro de la agenda mediática casi a diario desde la última elección.

Las críticas llegaron, sobre todo, desde la Casa Blanca, y de los aliados y los hijos del presidente Donald Trump, que cargaron contra la prensa por considerar muchos se apresuraron en arrojar un manto de sospecha sobre el mandatario y su campaña, y se le dio demasiado oxígeno a la investigación federal que lideró durante casi dos años el fiscal especial, Robert Mueller. Pero no fueron los únicos.

Mueller concluyó que Trump y su campaña no coordinaron ni conspiraron con Rusia para interferir en el resultado de la elección presidencial, el interrogante central de su investigación.

"Creo que los demócratas y los medios progresistas le deben al presidente, y le deben al pueblo norteamericano una disculpa", sentenció la vocera de Trump y secretaria de Prensa, Sarah Sanders, en una entrevista con la cadena NBC.

Sanders y el círculo íntimo de Trump repitieron ese mensaje cada vez que pudieron. Eric Trump exigió una disculpa de la prensa en Twitter a las cadenas CNN, Msnbc, NBC, ABC, CBS y a los periódicos The Washington Post y The New York Times, que el año anterior compartieron un Premio Pulitzer en la categoría Reporteo Nacional por su cobertura sobre la injerencia de Rusia en la elección presidencial y "sus conexiones con la campaña de Trump, el equipo de transición del presidente electo y su administración".

Las críticas llegaron también desde adentro. Glenn Greenwald, editor del sitio The Intercept, que también ganó un Pulitzer con The Guardian por la revelación del andamiaje de espionaje de Estados Unidos en internet con la información provista por Edward Snowden, ha sido una de las voces que más ha criticado la extensa cobertura que se le dio al escándalo, al que frecuentemente se lo comparó con Watergate.

Ayer, Greenwald lamentó que hubiera habido "todo tipo de conspiraciones estrafalarias que ahogaron nuestras señales y nuestra conversación durante tres años, impidiéndonos enfocarnos en el daño sustantivo real que está haciendo la administración Trump y que conlleva la corrupción de Donald Trump".

Paradójicamente, una crítica similar se oyó y puede escucharse hasta el día de hoy desde el entorno de Hillary Clinton sobre la cobertura de la investigación federal sobre el uso de su servidor privado y su dirección personal de correo electrónico mientras era secretaria de Estado de Barack Obama. Cerca de Clinton siempre creyeron que la prensa se obsesionó con la cobertura del mailgate, algo que, en su visión, les impidió hablar de otros temas que consideraban más importantes.

El escándalo Rusiagate generó una enorme cantidad de cobertura en los medios. Según un análisis para el sitio Axios de NewsWhip, una compañía dedicada al estudio de las redes sociales, desde mayo de 2017, cuando Mueller fue designado al frente de la investigación federal, se publicaron 533.407 artículos sobre el escándalo.

Según el Informe Tyndall, que suele medir la cobertura que las cadenas de televisión de aire le dedican a un tema en particular, las dos historias que más espacio tuvieron en 2018 fueron la nominación del juez Brett Kavanaugh a la Corte Suprema de Justicia y el Rusiagate, con 426 y 332 minutos, respectivamente. A eso debe sumarse las coberturas de las cadenas de cable, CNN, Msnbc y Fox, las más vistas del país.

En un extenso artículo en el Post sobre las críticas a los medios, el editor jefe del Times, Dean Baquet, defendió la cobertura del periódico: "Me siento cómodo con nuestra cobertura", indicó. "Nunca es nuestro trabajo determinar la ilegalidad, sino exponer las acciones de las personas en el poder. Y eso es lo que nosotros y otros hemos hecho y continuaremos haciendo", agregó.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.