Los militares consolidan su poder en Tailandia