Los mismos escollos para un plan distinto

Enfrenta oposición desde ambos bandos
(0)
12 de mayo de 2003  

JERUSALEN (EFE).- La "hoja de ruta", el plan que busca reanudar el proceso de paz entre israelíes y palestinos, estancado desde hace 28 meses, es un proyecto que, al igual que otras iniciativas puestas en marcha tras los acuerdos de Oslo (1993), se enfrentará con un desafío permanente: las minorías extremistas de ambos pueblos.

La misión del secretario de Estado estadounidense, Colin Powell, no será fácil. El plan de paz del Cuarteto, a diferencia de los acuerdos de Oslo, incluye claramente la creación de un Estado para los palestinos con fronteras provisionales este mismo año y con las definitivas cuando ambos pueblos pacten la paz, hacia 2005.

La ""hoja de ruta" es peor que los acuerdos de Oslo, todavía vamos a extrañar aquellos acuerdos", declaró, enfadado, el ministro de Asuntos Estratégicos israelíes, Uzi Landau, antes de reunirse Powell con el jefe del gobierno, Ariel Sharon, en Jerusalén.

Landau, del ala ultranacionalista del gobierno de Sharon, está entre los 53 miembros, entre ministros de Estado y legisladores de la coalición, en un total de 68, que se oponen al establecimiento de un Estado para 3,6 millones de palestinos en Cisjordania y Gaza.

Desde que Israel conquistó militarmente esos territorios, en la guerra de 1967, la derecha y los colonos judíos, que se establecieron con más de 150 asentamientos, abrigan la ambición de anexionarlos, en especial los de Cisjordania, Samaria y Judea bíblicas, la de la "Tierra Prometida".

Por su parte, los grupos extremistas del nacionalismo palestino, empeñados en la lucha contra la ocupación israelí -que lleva 36 años-, parecen no conformarse con su batalla por la autodeterminación nacional y han desarrollado en estos años la ambición de lograr la "desaparición" del Estado judío, establecido en 1948.

Una de las expresiones en ese sentido es el reclamo del derecho de retorno al territorio de Israel para cuatro millones de refugiados palestinos de la primera guerra árabe-israelí y sus descendientes en Cisjordania, Gaza y en los países árabes vecinos.

El ex primer ministro Shimon Peres, que aboga por la creación de un Estado palestino, afirmó ayer que "jamás aceptará un gobierno de Israel el derecho del retorno".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.