Los países árabes anularon las celebraciones de fin de año