Los paralelismos entre la elección en Bolivia y el manual de fraude del chavismo