Los piratas, cada vez más violentos, siguen asolando los mares