Los rebeldes aguardan la orden de atacar Puerto Príncipe

El líder Guy Philippe dijo que sus fuerzas rodean a la capital, pero que esto no significa que avancen hoy; la OEA instó a las Naciones Unidas a que tome medidas urgentes
(0)
26 de febrero de 2004  • 20:20

CABO HAITIANO, Haití.- El líder de los rebeldes haitianos, Guy Philippe, aseguró hoy que sus fuerzas están rodeando a Puerto Príncipe y esperan sólo la orden de atacar.

Philippe expresó que si el presidente Jean Bertrand Aristide no renuncia, sus combatientes lo arrestarán para enjuiciarlo por acusaciones de corrupción y asesinato.

"Hemos decidido ir hacia Puerto Príncipe. Y las fuerzas van en camino. Han ocupado sus puestos y saben lo que deben hacer ... Aguardan la orden", dijo Philippe desde la norteña Cabo Haitiano, la segunda ciudad del país, conquistada por los insurgentes el domingo último.

Además, dijo que el movimiento cuenta con células encubiertas en la capital, que serán reforzadas con los combatientes que avanzan desde varios frentes - Ouanaminthe en el noreste, Saint Michel de l´Attaye y Saint Raphael en el norte y Gonaives, una base rebelde situada a 100 kilómetros al noroeste de la capital.

Al ser consultado por la agencia de noticias The Associated Press si era inminente un ataque, el líder insurgente señaló: "No significa que vayamos a atacar hoy. Vamos a ocupar nuestras posiciones y aguardaremos el momento adecuado".

Y agregó: "Las unidades de reconocimiento vigilan los bolsones de resistencia". Entre ellos podría figurar la aldea de St. Marc, en la ruta principal entre Gonaives y Puerto Príncipe.

Los rebeldes tomaron la ciudad de Cayes

Cayes, la tercera ciudad de Haití, cayó hoy bajo el control de los rebeldes que buscan derrocar al presidente Jean Bertrand Aristide.

Cayes es una ciudad de 125.000 habitantes situada en el sur del país y fue ocupada hoy por hombres armados de los grupos opositores, según fuentes de la policía.

Los voceros no informaron sobre la existencia de personas muertas o heridas durante el ingreso de los grupos armados.

En cambio, precisaron que la jefatura central de la ciudad, situada a 200 kilómetros de Puerto Príncipe, fue abandonada por los policías, tras el ataque de guerrilleros de un grupo local autodenominado "Base de Resistencia".

El mismo grupo atacó comisarías en otras dos localidades del sur del país, Cotes-de-Fer y Cavallon, que también fueron abandonadas por la policía, aunque no se informó si ya habían caído completamente en manos rebeldes.

Aristide insiste en que ocupará su cargo hasta 2006

El presidente de Haití, Jean Bertrand Aristide, insistió hoy en que se mantendrá en el cargo hasta febrero de 2006, como está previsto en su mandato, en una entrevista con la cadena televisiva CNN.

"Dejaré el palacio el 7 de febrero de 2006, lo cual es bueno para la democracia", dijo Aristide, tras recordar que el país "ha tenido 32 golpes de Estado y eso es suficiente".

El presidente pidió una vez más el envío a Haití de policías internacionales para hacer frente a los "terroristas". "Cuando tengamos una fuerza internacional, vía Naciones Unidas o Estados Unidos, un aumento del número de policías internacionales (...) se producirá una gran diferencia", estimó.

El sábado "dije sí a la propuesta" de la comunidad internacional para compartir el poder, "esperando que, en lugar de apoyar a los terroristas para matar más gente, la oposición firmara el acuerdo", precisó el presidente.

"Ese acuerdo incluye la posibilidad de tener un nuevo gobierno en el que compartamos el poder y las responsabilidades. Pienso que es justo, que podemos hacer eso con los miembros de la oposición, de la sociedad" haitiana, agregó.

El presidente destacó que la población en Puerto Príncipe estaba "ansiosa" por la amenaza de la llegada de los "terroristas", apelativo que utiliza Aristide para calificar al movimiento insurreccional que controla la mitad norte del país.

La OEA instó a las Naciones Unidas a que tome medidas urgentes

La Organización de Estados Americanos (OEA) instó hoy al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que aborde la crisis en Haití, luego del fracaso del plan internacional para obtener una salida negociada entre el gobierno de Jean-Bertrand Aristide y la oposición.

En una nueva sesión especial para discutir la situación en Haití, el Consejo permanente de la OEA resolvió "instar al Consejo de Seguridad de la ONU a que tome las medidas urgentes, necesarias y apropiadas, tal y como se establece en la Carta de la ONU, para abordar la crisis en Haití".

La OEA también pidió a su secretario general, César Gaviria, que mantenga un estrecho contacto sobre el asunto con el secretario general de la ONU, Kofi Annan, y sus representantes, para coordinar el trabajo de ambas organizaciones.

Los embajadores de los 34 países miembros decidieron asimismo "reafirmar su apoyo a la misión especial de la OEA en Haití y sus actividades" y apoyar la iniciativa de la Comunidad del Caribe (Caricom), incorporada en el plan internacional promovido por la OEA, Estados Unidos, Francia y Canadá, que busca promover una solución negociada a la crisis.

Los extranjeros abandonan Haití

Mientras tanto, los extranjeros sigue abandonando el país. Personal armado del gobierno estadounidense escoltaron hoy a docenas de esposas y niños de los empleados de la ONU y a 10 funcionarios de la Unión Europea hasta el aeropuerto.

Su salida del país tuvo que ser suspendida ayer debido a que su paso fue impedido por las barricadas callejeras en la capital haitiana.

Fuente: AP y AFP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.