Los republicanos dejan atrás sus diferencias