Los Sarkozy, interesados en la casa de Yves Saint-Laurent