Los socialdemócratas triunfaron en Suecia