Los talibanes dicen que 133 personas murieron durante los últimos ataques