Los tanques israelíes irrumpieron en Gaza

Hubo cinco muertos y decenas de heridos El líder palestino sigue confinado en Ramallah La ANP cerró oficinas de las agrupaciones integristas
(0)
16 de diciembre de 2001  

BEIT HANOUN, Franja de Gaza.- La Autoridad Nacional Palestina (ANP) cerró ayer cuatro oficinas de los movimientos integristas Hamas y Jihad Islámica en la Franja de Gaza, pero no logró impedir que tropas y tanques blindados israelíes siguieran adelante con una dura ofensiva en Gaza y Cisjordania que ayer incluyó la demolición de una sede del movimiento Al Fatah, que lidera Yasser Arafat.

Como parte de su campaña para detener terroristas, blindados israelíes ingresaron en varios poblados de la Franja de Gaza, en operaciones que dejaron un saldo de cinco palestinos muertos, uno de ellos un niño de 12 años, y decenas de heridos. Los ataques contra edificios incluyeron, además, una casa perteneciente al fundador del ala militar de Hamas, Salah Shahed, y las oficinas de inteligencia de la policía palestina, que también fueron demolidas.

Las acciones más violentas se produjeron en el poblado de Beit Hanoun, al norte de la Franja de Gaza, donde ingresaron unos 20 tanques israelíes. Funcionarios médicos palestinos dijeron que cuatro personas murieron y más de 50 resultaron heridas al término de las operaciones.

Mientras tanto, en el sur de esa región, soldados israelíes se enfrentaron con manifestantes y un joven palestino murió en los choques. Fuentes militares de Israel dijeron que se trataba de un atacante suicida que trataba de infiltrarse en un asentamiento judío.

La escalada de violencia, que ha dejado más de 1000 muertos desde que se inició, el año último, ha opacado los esfuerzos del enviado norteamericano Anthony Zinni, a quien Washington pidió ayer formalmente que regresara a los Estados Unidos.

Más de 40 israelíes han muerto en ataques suicidas y tiroteos desde que Zinni llegó a la región, a fines de noviembre, incluyendo 10 emboscados en un ómnibus por militantes islámicos el miércoles último en Cisjordania.

El mediador norteamericano se reunió ayer con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, quien pidió al gobierno de Bush "que detenga la ofensiva israelí" y se ponga fin al aislamiento israelí a Arafat.

El gobierno de Israel declaró el viernes último "irrelevante" la figura de Arafat y rompió todo contacto con la ANP. Desde entonces, se produjeron continuos ataques de Israel contra sedes de la Autoridad Palestina y otros locales vinculados con Arafat.

El presidente ruso, Vladimir Putin, envió ayer un mensaje al líder palestino en el que afirmó que su país "no admite las operaciones militares de Israel en los territorios ocupados".

De todos modos, Putin no dejó de señalar que "los organizadores de actos terroristas apuntan no sólo a los israelíes, sino que también buscan socavar la autoridad y la posición de la dirección de la administración palestina y sabotear definitivamente el proceso de paz".

Arafat, encerrado

El líder palestino permanece encerrado en el cuartel general de la ANP en la ciudad cisjordana de Ramallah. Tanques israelíes se han apostado a sólo doscientos metros de sus oficinas. Se espera que hoy aparezca para dar un mensaje a la población.

En tanto, funcionarios palestinos dijeron también que Israel ingresó con tanques unos 300 metros en un área cerca de Rafah, en la frontera con Egipto, al sur de la Franja de Gaza.

En Beit Hanoun, el ingreso de los blindados israelíes produjo la reacción de cientos de jóvenes palestinos que enfrentaron a las tropas arrojando piedras y quemando neumáticos. Tres de los muertos tenían disparos en la cabeza, aunque un vocero del ejército israelí dijo: "No tenemos informes sobre eso".

Al comienzo de la incursión de ayer, soldados israelíes mataron a un policía palestino e hirieron a otros cuatro mientras realizaban labores de patrullaje para evitar que activistas palestinos dispararan morteros contra posiciones israelíes.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.