Luchar a muerte o huir

Christian Lowe
(0)
17 de agosto de 2011  

ARGEL.- La lucha por el control de Libia entró en su fase final, en la que Muammar Khadafy debe elegir entre procurar una salida negociada o defender Trípoli hasta la última bala.

Durante las últimas 48 horas, los rebeldes, con el apoyo de los aviones de guerra de la OTAN, ocuparon ciudades clave que rodean el bastión de Khadafy en Trípoli, con una dramática serie de avances que aislaron a la ciudad de sus suministros de combustible y alimentos.

Si los rebeldes logran conservar el terreno ganado, el fin de los 41 años de dominio de Khadafy estará más próximo que nunca desde el inicio del conflicto, seis meses atrás.

"El régimen libio puede caer o no de manera inmediata, pero ahora parece que se derrumbará tarde o temprano", dijo Daniel Korski, miembro del Consejo Europeo para las Relaciones Exteriores. "Sin embargo -agregó-, la modalidad de su caída y el método empleado por los rebeldes serán tan importantes como la conducción de la guerra."

Anteayer, alentados por sus exitosos avances cerca de Trípoli, algunos soldados rebeldes hablaban de atacar la capital en un próximo paso. Según analistas los rebeldes no favorecerán esa opción, ya que Khadafy emplearía todos los hombres y armas que le quedan para defender la capital, y las bajas civiles serían elevadas a consecuencia del combate urbano.

Aun cuando los oponentes de Khadafy puedan ganar esa batalla, el derramamiento de sangre crearía agravios y venganza que podrían convertir la capital -y quizás todo el país- en un lugar ingobernable.

"Es de esperar que cualquier lucha por Trípoli sea extremadamente sangrienta", dijo David Hartwell, un analista especializado en el norte de Africa en IHS Jane, una consultora de defensa y seguridad. "Supongo que la estrategia es aislar la capital y empezar a aplicar presión. Según parece, los rebeldes intentan cortar los accesos a la capital porque prefieren no atacarla."

¿Pero funcionará ese método? Rodear Trípoli y cortar sus suministros puede producir tres resultados, o una combinación de los tres.

Al carecer de combustible, e imposibilitados de recibir refuerzos y armas, algunos elementos de la fuerza de seguridad de Khadafy en Trípoli podrían decidir que la mejor manera de salvarse es deponer las armas o pasarse a los rebeldes.

Las fracturas del aparato de seguridad de Khadafy podrían ser indicios de un segundo resultado: que los oponentes clandestinos de Khadafy lancen una sublevación desde el interior de la ciudad.

La tercera posibilidad sería que Khadafy decidiese negociar una salida. Ello, posiblemente, implicaría que él y su familia se exiliasen en algún Estado que no los entregue al Tribunal de La Haya.

La gente que lo conoce asegura que Khadafy es una persona pragmática, que negociará un acuerdo si es necesario para salvar la vida de su familia. Pero también dicen que nada de eso ocurrirá mientras no esté convencido de que ya no puede ganar. "Si se propone hacer un acuerdo, no lo hará hasta el último minuto", dijo Hartwell.

El peor escenario posible para los rebeldes y sus aliados occidentales sería que la estrategia de ahorcar la capital no lograse desalojar a Khadafy. En ese caso, se produciría una batalla por Trípoli, y lo único seguro sería una enorme pérdida de vidas humanas.

Traducción de Mirta Rosenberg

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.