Iniciativa. Luego del espionaje, Brasil busca blindar sus comunicaciones