Juan Guaidó: "Hemos estado en conversaciones con militares"

El presidente encargado de Venezuela dijo que la oposición también se está reuniendo con funcionarios
El presidente encargado de Venezuela dijo que la oposición también se está reuniendo con funcionarios Fuente: Reuters
(0)
28 de enero de 2019  

CARACAS.- La oposición venezolana está en conversaciones con oficiales militares y civiles afines para forzar la salida del presidente Nicolás Maduro , según dijo el autoproclamado presidente interino Juan Guaidó en una entrevista con The Washington Post.

Con el respaldo de Estados Unidos y otros países, Guaidó también dijo que la oposición pondrá a prueba al gobierno socialista trayendo ayuda en alimentos para paliar la profunda crisis humanitaria que vive el país.

Guaidó y sus opositores están trabados en una batalla de poder para arrancar a Maduro de su cargo. En Caracas, los altos mandos militares y el ministro de Defensa han jurado lealtad a Maduro. Guaidó dijo que las conversaciones con los militares avanzan detrás de escena, y también celebró que el exagregado militar de Maduro en Washington haya cambiado de bando para aliarse con él. "Hemos estado en conversaciones con funcionarios de gobierno, civiles y militares -dijo Guaidó-. Es un tema muy delicado que atañe a la seguridad personal de esos hombres, así que nos estamos reuniendo con absoluta discreción".

Con el apoyo de Estados Unidos y de numerosos países latinoamericanos, la semana pasada Guaidó se autoproclamó presidente interino. Guaidó, flamante presidente de la Asamblea Nacional, señaló que Maduro es ilegítimo y que debe abandonar el poder, ya que existe amplio consenso en que las elecciones del año pasado fueron fraudulentas.

Antonio Rivero, un general venezolano exiliado en Miami, dijo haber hablado con oficiales de rango alto, medio y bajo que se oponen a Maduro pero temen una ruptura total con su gobierno. "Muchos soldados están desesperados -dijo Rivero-. Las Fuerzas Armadas ya están partidas".

Guaidó busca establecer un gobierno de transición con una red de apoyos internacionales, y dijo estar en proceso de nombrar a "representantes en el extranjero". Agregó que Carlos Vecchio, líder opositor venezolano exiliado en el sur de Florida, ya está "ejerciendo responsabilidades" en Estados Unidos. Guaidó dijo que antes de proclamarse presidente se había reunido o hablado con varios senadores norteamericanos, entre ellos, el republicano Marco Rubio y los demócratas Richard Durbin y Robert Menendez.

En la entrevista, Guaidó también aseguró que la oposición se está preparando para desafiar la autoridad del gobierno al traer ayuda en alimentos al país, gracias a la promesa de un aporte de 20 millones de dólares de Estados Unidos, así como ofrecimientos de Colombia, Brasil, la Argentina, Paraguay y la Unión Europea (UE). En el pasado, Maduro ha bloqueado ayudas semejantes, asegurando que el vertiginoso aumento del hambre y las enfermedades en Venezuela es una ficción inventada por sus enemigos.

"La ayuda humanitaria está en el centro de nuestras políticas, y estamos trabajando en la logística para hacer llegar esa ayuda", dijo Guaidó. "Creemos que esto representará un nuevo dilema para el régimen y las Fuerzas Armadas, ya que tendrán que decidir si están del lado de la gente y quieren sanar al país o si le darán la espalda. Creo que lo lograremos y que dejarán ingresar la ayuda".

Guaidó dijo que su desafío a Maduro está en una primera y sensible etapa, y que "hay muchas cosas que resolver" antes de convocar a nuevas elecciones. Señaló que el proceso llevaría entre seis y nueve meses, ya que tras la renuncia de Maduro habría que purgar rápidamente el sistema electoral, sumido en la corrupción.

Guaidó sostuvo que el gobierno no lo ha detenido gracias al apoyo internacional. Aunque a principios de mes fue arrestado brevemente, el gobierno de Maduro lo ha tratado con relativa suavidad, ya que ha detenido, procesado o empujado al exilio a muchos otros líderes opositores.

Pero el creciente reconocimiento del que goza Guaidó también le impone costos de orden práctico a su incipiente gobierno de transición, como son los gastos del alquiler de embajadas y contratación de personal en los países que ya lo aceptaron como el líder de emergencia de Venezuela. La oposición ha manifestado que Guaidó cuenta, en parte, con los fondos venezolanos que están congelados en Estados Unidos y que el gobierno de Trump se ha comprometido a poner a su disposición para cubrir gastos diplomáticos y de gobierno.

Guaidó dijo que el incipiente gobierno de transición aspira a tomar el control de Citgo, la empresa petrolera que el Estado venezolano posee en Estados Unidos a través de subsidiarias norteamericanas, pero dejó entrever que eso podría llevar algún tiempo. Los venezolanos exiliados más influyentes han llamado al gobierno de Trump a dar los pasos para asegurar que Citgo sea una fuente de ingresos para el gobierno transicional de Guaidó.

"Nada signará más el destino de Maduro que perder el control de los activos venezolanos en el extranjero", dice Pedro Burello, exintegrante de la junta directiva de la petrolera estatal venezolana Pdvsa, a su vez propietaria de Citgo.

"Además de los depósitos en efectivo que pertenecen a una variedad de organismo públicos, lo que cambiaría realmente el balance de fuerzas es el control de Citgo", dijo Burello.

The Washington Post

Traducción de Jaime Arrambide

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.