Lula, contra los medios