La campaña presidencial en Brasil. Lula, en una guerra abierta contra los medios