Ante las denuncias. Lula salió a defender a su gobierno