Maduro endurece su guerra contra los empresarios "especuladores"

Sus inspectores detendrán en el acto a quienes eludan los drásticos recortes de precios
Daniel Lozano
(0)
30 de noviembre de 2013  

CARACAS.- Nicolás Maduro ya tiene un nuevo título: "presidente obrero protector de la clase media". Para exhibirlo y dejar constancia también de sus nuevos poderes, ayer redobló su ofensiva contra los " especuladores" y la "burguesía parasitaria" cuando sólo falta una semana para las elecciones municipales en todo Venezuela, un virtual plebiscito que dará la verdadera medida de la aceptación de su gobierno.

"Vamos con medidas más fuertes de autoridad", adelantó en su empeño de llevar a cabo una "nueva revolución económica rumbo al socialismo". La primera iniciativa sorprendió: "Les pido como jefe de Estado a todos los organismos, fuerzas armadas, milicia nacional y a los ministros que en las inspecciones donde se demuestre ampliamente que ha habido remarcaje de precios, o se cobren precios especulativos, se actúe con toda severidad. Y por ser delito flagrante, se proceda con la fiscalía a detener a los responsables. No permitamos que se burle la ley".

El líder revolucionario, quien asegura que el 68% de la población aprueba sus medidas, volvió a unir a "especuladores", patronal, oposición y medios de comunicación en el centro de la misma diana, acusándolos a todos ellos de "ladrones y parásitos". "En las inspecciones realizadas durante las tres semanas que ya dura el operativo, hemos regularizado 1705 establecimientos del gran capital, también alguna denuncia en tiendas. De ellos, sin problemas salieron 24 nada más. El resto no tiene hueso sano", aseguró en cadena nacional de radio y televisión.

José I. Hernández, uno de los principales constitucionalistas del país, recordó que un presidente no puede ordenar detenciones, una práctica copiada de Hugo Chávez.

Tres semanas pasaron desde el inicio de la ofensiva cívico-militar que conmueve a Venezuela "con una ola abrumadora de apoyo". "Es una ofensiva contra el capitalismo de barbarie que aprovecha las libertades del país para el ladronaje", enfatizó Maduro, que no dudó en exprimir estos días al límite el poderoso aparato propagandístico del gobierno.

Maduro dividió en tres fases su ofensiva económica. La primera, hasta el 15 de enero, consiste en "peinar todo el espacio económico, sanearlo, regularizarlo". "Cuando el [Tribunal] Supremo nos apruebe las leyes habilitantes de precios justos vamos a establecer las reglas de juego", resumió sobre los decretos con los que se saltea el Congreso.

"Submundo capitalista"

El mandatario aseguró que descubrió el "submundo del capitalismo", con precios inflados de hasta el 12.000%. Se ufanó de haber bajado todos los precios "por primera vez en la historia económica; se trataba de un golpe suave que hubiera llevado al país al caos social".

Gracias a estas medidas, Maduro pasó a dominar la agenda política por primera vez desde el inicio de su mandato hace más de siete meses. Las kilométricas "colas positivas" frente a las tiendas de electrodomésticos o de ropa, una verdadera orgía consumista, se superponen a las otras "colas negativas" en busca de alimentos y productos básicos.

"A Dios rogando y con el mazo dando. El humanismo socialista frente al capitalismo especulador", disparó Maduro. "Señor Roig [Jorge Roig, presidente de la patronal Fedecámaras], usted le ha declarado la guerra económica a este país, aténgase a las consecuencias. No me va a torcer el brazo ni él ni la MUD [la alianza que reúne a la oposición]".

Roig ocupó ayer las portadas de los diarios tras anunciar un primer semestre "precario" para 2014. "No vamos a ver mejor en abastecimiento, ni en reducir la inflación", resumió el empresario, quien indicó que "este modelo muestra evidentes signos de agotamiento".

"Mientras Maduro habla del gran capital y da clases de ética, la gente hace cola para conseguir comida. ¿Ética? No, autoritarismo", criticó el activista de derechos humanos Mikel de las Heras. Colas que estos días buscan leche y harina de forma desesperada y en distintos rincones del país. Según el Banco Central, la escasez de la leche en polvo promedia 65,4% en los últimos 12 meses.

El gobierno también hizo público un decreto para el control de los alquileres de los comercios: no más de 39,6 dólares al cambio oficial por metro cuadrado. Y pormenorizó otro decreto sobre la institución que regulará la política de divisas y las importaciones: "Un conglomerado de empresas del Estado, con mando único y férreo. Verán cómo en poco tiempo ordenamos todo".

"Vamos a la calle desde hoy para garantizarlo", ordenó Maduro, entre los aplausos de vicepresidentes, ministros y mandos militares. Y consiguiendo, un día más, acaparar todas las miradas políticas del país.

Controles, intervención e ineficiencia

  • Inspecciones

    Ya se fiscalizaron 87 centros comerciales para verificar las rebajas ordenadas en precios de electrodomésticos y otros rubros
  • Arrestos

    Decenas de empresarios fueron detenidos por "especular" con los precios; el gobierno anticipa más arrestos "en flagrancia"
  • 4000

    Empresas cerradas


    En los últimos diez años cerraron miles de compañías por el desaliento a la producción privada del gobierno chavista
  • Expropiaciones

    Otras miles de empresas fueron expropiadas por la intervención oficial en casi todas las áreas, pero operan a media máquina
  • 2% De las tierras

    Apenas el 2% de los millones de hectáreas de tierras intervenidas por el Estado continúan productivas
  • 54% Inflación

    La inflación acumulada de los últimos 12 meses es una de las más altas del mundo
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.