Malvinas, una guerra que vuelve a EE.UU.

Un conocido periodista exageró los riesgos vividos
Silvia Pisani
(0)
25 de febrero de 2015  

WASHINGTON.- Más de 30 años después de la sangrante derrota argentina en Malvinas, la prensa de este país vuelve a apasionarse con el tema y mira videos y repasa crónicas antiguas.

No porque le importe lo ocurrido ni las consecuencias de aquella caída, sino porque acaba de encontrar su propia guerra en el asunto: la de los egos y las exageraciones en torno a la cobertura que hicieron quienes en aquel entonces eran jóvenes corresponsales de guerra y hoy son estrellas de la profesión.

El principal blanco de la ofensiva es Bill O'Reilly, el veterano presentador de la cadena conservadora Fox, a quien se acusa de haber "exagerado" sus reportes de la cobertura de guerra que hizo de Malvinas para "quedar bien" y exponerse como un hombre valiente, que había arriesgado su vida en la tarea.

"Nunca estuvo en riesgo", dispararon dos periodistas de Mother Jones, una publicación de centroizquierda. Otros medios se sumaron a la disputa y hasta la prestigiosa Radio Pública le dedicó un largo espacio a analizar la cuestión.

"Lo primero que hay que decir es que O'Reilly, al igual que la mayoría de los periodistas que cubrieron esa guerra, trabajó desde Buenos Aires. Fueron muy pocos los que pudieron viajar al archipiélago", arrancó el informe.

Pero el enojo vino porque O'Reilly, que en ese entonces no trabajaba para Fox, sostuvo que había estado "en zona de guerra" y que su vida "corrió peligro". Así describió, sobre todo, una crónica que hizo en la Plaza de Mayo, la noche en que los disturbios populares tras la derrota se saldaron con corridas con la policía, gases lacrimógenos y disparos al aire.

"Hubo heridos, pero que yo sepa, no hubo muertos", dijo el historiador Federico Lorenz, autor de La guerra de Malvinas, cuando medios norteamericanos, picados ya por la intriga, quisieron determinar los hechos.

El caso se suma a una cadena de episodios en los que conocidos periodistas fueron sorprendidos en falta a la verdad. El caso más reciente es el de la cadena NBC, que tuvo que suspender a uno de sus presentadores, Brian Williams, luego de haber mentido sobre un supuesto ataque a un helicóptero que "por poco le cuesta la vida" durante la guerra de Irak, en 2003.

"Es vergonzoso que esas cosas ocurran. Eso pasa con los medios que son de izquierda", se indignó entonces el taquillero O'Reilly desde su habitual espacio en Fox. La venganza le llegó ahora, apenas días después, con las duras críticas de Mother Jones.

La diferencia entre un caso y otro es que, hasta ahora, Fox respaldó a O'Reilly. Eso no ocurrió en el caso de Williams, por el que la cadena NBC se disculpó públicamente.

Claro que, también, los dichos que se le reprochan sobre Malvinas no fueron en Fox: corresponden a su pasado en CBS, a un libro de su autoría y a las múltiples conferencias y entrevistas que dio sobre la cuestión.

Es allí donde aparecen los pasajes más controvertidos. Entre ellos, que su vida "corrió peligro" en la Plaza de Mayo, que vio "caer muertas a cinco personas" y que "un soldadito, de unos 20 años", lo apuntó con su rifle a la cabeza. "Pensé que era el final", dramatizó. Expresiones todas que, cuando menos, llamarían mucho la atención a cualquiera familiarizado con los hechos.

La disputa sigue y, por momentos, muta al vodevil. O Reilly acusó de ser "un asqueroso pedazo de basura" a los periodistas que escribieron el informe en su contra. Se llaman Eric Engberg y David Corn. Del primero recordó que su apodo era "Room Service ", porque nunca salía de la habitación del hotel en situaciones de riesgo.

Pero Engberg no mordió el anzuelo y en cuanta cámara apareció, se mantuvo firme en su relato. "No hubo riesgo de vida en la Plaza de Mayo. Lo que él hizo fue exagerar las cosas para recrear una situación más temeraria de lo que en realidad era."

El pronóstico es que el temperamental O'Reilly, un hombre al que le gusta ser temido, seguirá insultando.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.