Claves americanas. Marcos, ¿otro aspirante a tirano?