El escenario. Más desencanto con el gobierno que ilusión con los republicanos