Más por obligación que por deporte, los cubanos vuelven a la bicicleta