Masacre en Egipto: el número de muertos asciende a 578

Tiendas de campaña arden junto a vehículos blindados de la policía en la acampada de los seguidores de Mursi en la plaza de Rabea al Adauiya en El Cairo
Tiendas de campaña arden junto a vehículos blindados de la policía en la acampada de los seguidores de Mursi en la plaza de Rabea al Adauiya en El Cairo Fuente: EFE
La feroz matanza de islamistas, luego de que el Gobierno ordenara desalojar a los Hermanos Musulmanes, deja al país en estado de emergencia; hay 3325 heridos
(0)
15 de agosto de 2013  • 15:43

EL CAIRO. – El número de muertos por los enfrentamientos producidos ayer entre las fuerzas de seguridad y los islamistas, en uno de los capítulos más sangrientos de las últimas décadas , se elevó a 578, de las cuales 535 son víctimas civiles. En un día negro para la historia de este país además hubo 3717 heridos.

El ministerio indicó que 228 personas murieron en la plaza Rabaa al Adawiya, donde los partidarios del presidente derrocado Mohamed Mursi acampaban desde hace más de un mes y medio. Otras 90 personas perdieron la vida en la evacuación de una segunda plaza en El Cairo, añadió.

Según las autoridades, 43 policías murieron ayer, la jornada más mortífera de la historia reciente de Egipto. La policía y el ejército desalojaron violentamente la plaza de Rabaa al Adawiya y de Al Nahda ayer. Tras estos actos violentos, las autoridades decretaron el estado de emergencia durante un mes.

La violencia deja al mayor país árabe cada vez más cerca de una guerra civil, una situación que desestabilizaría aún más a una región ya en llamas. El gobierno militar decretó el estado de emergencia.

Los disturbios se produjeron luego de que el ejército y la policía desmantelaran con extrema violencia dos campamentos de protesta de los seguidores del ex presidente Mohammed Morsi en El Cairo -en las plazas de Rabaa al-Adawiya y Al-Nahda- donde murieron 81 personas.

Luego de la matanza, los Hermanos Musulmanes -la agrupación política de Morsi- llamaron a manifestarse a miles de islamista, quienes chocaron con las fuerzas de seguridad en varias ciudades del país.

La crisis llevó también a que el vicepresidente y premio Nobel de la Paz, Mohammed el-Baradei, renunciara a su cargo, a través de una carta en la que manifestó que había opciones pacíficas para poner fin a la crisis.

Tras el desalojo, los disturbios se extendieron primero a El Cairo, donde los seguidores de Morsi acampaban en las plazas desde que el ex presidente fue derrocado el 3 de julio, y luego al resto del país.

El titular de la embajada argentina en Egipto, Diego Sadofschi, aseguró esta mañana que "todos" los compatriotas que residen en El Cairo se encontraban "bien" y "en buenas condiciones", luego de la sangrienta represión de ayer.

Agencias EFE, AFP, AP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.