Masiva renuncia por temor a las FARC

Un centenar de funcionarios del departamento de Arauca decidieron dimitir tras ser amenazados de muerte por la guerrilla
(0)
22 de junio de 2002  

BOGOTA.- Un centenar de alcaldes, concejales, diputados y congresistas del oriental departamento colombiano de Arauca -fronterizo con Venezuela- decidieron ayer renunciar masivamente ante las amenazas de la guerrilla de las FARC, que los declaró objetivo militar, informó el alcalde departamental, Jorge Cedeño.

El funcionario precisó que la decisión fue tomada "de forma colegiada" la noche del jueves, durante una reunión de los funcionarios de Arauca para analizar el plazo dado por la guerrilla, que vencía hoy, para que renunciaran a sus cargos.

"Era un plazo perentorio. Es una situación de amenaza contra la vida y las condiciones actuales de seguridad no garantizan la gobernabilidad. Todo esto se colocó en la balanza y se optó por renunciar de manera colectiva", aseveró Cedeño.

El renunciante alcalde explicó que la dimisión fue presentada formalmente ayer al gobernador de Arauca, Héctor Gallardo, y el lunes al ministro del Interior, Armando Estrada, para que sea entregada al presidente Andrés Pastrana.

"La decisión está tomada. Ya estamos renunciando públicamente y sólo vamos a formalizarla (la dimisión) el lunes al presidente Pastrana", insistió el funcionario.

Cedeño precisó que durante la reunión en Arauca se ratificó la iniciativa de formar una comisión humanitaria para dialogar con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la principal guerrilla del país, con 17.000 efectivos, a fin de que desistan de sus amenazas contra los funcionarios locales.

El 12 del actual, en un comunicado leído por Carlos Reyes, jefe del frente 10 de las FARC, se señaló que todos los funcionarios que hayan sido elegidos por representación popular en Arauca debían renunciar a sus cargos en el término de 10 días, so pena de convertirse en objetivos militares del grupo rebelde.

Los funcionarios de representación popular de ese departamento petrolero son dos congresistas nacionales, 11 diputados departamentales, 77 concejales y siete alcaldes.

Las amenazas del grupo insurgente son extensivas a otras regiones del país, supuestamente como represalia por la elección, el 26 de mayo último, del derechista independiente Alvaro Uribe como nuevo mandatario colombiano.

Inicialmente recayeron sobre los funcionarios de los departamentos de Caquetá, Putumayo, Cauca y Huila. Pero en la últimas dos semanas se extendieron a los departamentos de Risaralda, Antioquia, Chocó, Cesar, Sucre y Bolívar.

Amenazas en Santander

En el hecho más reciente, las FARC dieron el jueves un ultimátum de 72 horas a los funcionarios de unos 127 municipios de los departamentos Santander (Norte) y Norte de Santander (Nordeste, fronterizo con Venezuela) para que renuncien a sus cargos, según un comunicado de la organización insurgente leído en radioemisoras de la ciudad de Bucaramanga, capital de Santander.

El director ejecutivo de la Federación Colombiana de Municipios (FCM), Gilberto Toro, sostiene que las FARC quieren imponer un "despeje de facto de grandes territorios", luego de la ruptura, el 20 de febrero último, del proceso de paz que llevaba a cabo hacía tres años con el gobierno de Pastrana en un área desmilitarizada de 42.000 km2 en el sur del país.

"Estamos pidiendo urgentes medidas de seguridad para los alcaldes, los concejales, para todos los funcionarios locales, en un trabajo conjunto de toda la fuerza pública y el gobierno, para contrarrestar estos hechos tan complicados", aseveró, por su parte, el presidente de la FCM, Luis Pérez, alcalde de Medellín.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?