Masivo operativo en Brasil para capturar a un terrorista prófugo

Brasilia le revocó el estatus de refugiado al italiano Césare Battisti, que había sido protegido por los gobiernos del PT
(0)
18 de diciembre de 2018  

BRASILIA (ANSA).- La Policía Federal brasileña movilizó ayer a su división antiterrorismo para dar con el paradero del italiano Césare Battisti, que se encuentra prófugo desde la semana pasada, cuando el presidente Michel Temer ordenó la deportación a su país.

El juez Luiz Fux, del Supremo Tribunal Federal, ordenó el arresto del exterrorista del grupo Proletarios Armados por el Comunismo (PAC), un brazo de las Brigadas Rojas, para deportarlo a Italia de inmediato. En su país natal, Battisti fue condenado a cadena perpetua por asesinatos perpetrados en la década de 1970.

Comandos de la División Antiterrorismo (DAT) realizaron sin éxito dos operativos en San Pablo para arrestar a Battisti, según informó la TV Globo.

Agentes y una aeronave de Italia se encuentran ya en el aeropuerto de Guarulhos, San Pablo, a la espera del arresto de Battisti, que tiene domicilio legal en Cananeia, ciudad del litoral atlántico del estado de San Pablo.

La policía brasileña divulgó también los disfraces que podía estar utilizando el exterrorista. Los técnicos de la institución diseñaron retratos en los que Battisti, de 63 años, aparece, para evitar su identificación, con bigote postizo, barba, sombrero y anteojos oscuros.

El viernes por la noche el boletín oficial publicó el decreto en el que Temer ordenó la extradición de Battisti, que debía guardar reclusión domiciliaria y usar una tobillera electrónica, ante la solicitud del gobierno de Italia. La resolución de Temer eliminó el refugio otorgado a Battisti por el expresidente Lula , en 2010.

El mandatario italiano, Sergio Mattarelli, agradeció la decisión de Temer y recordó la "antigua y sólida amistad" entre Italia y Brasil .

Battisti fue condenado en ausencia en 1993 a cadena perpetua por varios asesinatos cometidos entre 1977 y 1979, que él niega. El activista huyó a Francia, donde se convirtió en autor de novelas policiales, y en 2004, cuando este país se disponía a revocar su condición de refugiado político, viajó a Brasil, donde permaneció escondido durante tres años.

Su huida acabó en Río de Janeiro en marzo de 2007, cuando fue detenido en una operación conjunta de agentes de Brasil, Italia y Francia.

La Corte Suprema brasileña autorizó su extradición en 2009 en un fallo no vinculante que dejó la decisión final en manos del entonces jefe de Estado, Lula da Silva, quien la rechazó antes de abandonar el poder.

La decisión de extraditar a Battisti está en sintonía con lo que le dijo días atrás el presidente electo Jair Bolsonaro al viceprimer ministro y ministro del interior italiano, el controvertido líder de La Liga, Matteo Salvini.

"¡Que todo sea normalizado brevemente en el caso de este terrorista asesino defendido por compañeros brasileños con las mismas ideas! ¡Cuente con nosotros!", exclamó el gobernante electo en redes sociales.

Bolsonaro respondió así a un tuit de Salvini que había indicado que Battisti "es un condenado a cadena perpetua que está disfrutando la vida en las playas de Brasil en la cara de las víctimas".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.