Matajudíos, el pueblo español que quiere cambiar de nombre

El alcalde del municipio convocó un referéndum para que 56 votantes decidan si pasa a llamarse Motajudíos o Mota
(0)
23 de abril de 2014  

MADRID (AP).- Un pequeño pueblo español llamado Castrillo Matajudíos celebrará un referéndum para decidir si cambia su nombre por otro inofensivo que no avergüence a los visitantes.

El alcalde del municipio, Lorenzo Rodríguez Pérez, dijo ayer que los 56 votantes registrados decidirán el 25 de mayo si recuperan el título original de la población: Castrillo Motajudíos o Mota (montículo o colina) de Judíos.

El municipio, en el norte del país, fue de hecho fundado por un grupo de judíos en 1035. Durante un vacío de poder en la corona del reino de Castilla, cristianos de una localidad cercana mataron a 66 judíos y expulsaron a centenares, que huyeron para asentarse en esta nueva zona ligeramente elevada. De ahí recibió el apellido Mota.

Los historiadores vinculan el cambio de nombre que ha perdurado en el tiempo con la expulsión de los judíos ordenada por los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, en 1492. Pero las primeras referencias escritas del pueblo como Castrillo Matajudíos datan de 1627. Según el alcalde, fue un escribano quien se equivocó y puso Matajudíos en un documento oficial.

Rodríguez dijo que no podía aventurar el resultado de la consulta ni las posibles consecuencias si el pueblo opta por mantener su nombre actual.

La idea del referéndum surgió hace años, cuando los investigadores pusieron de manifiesto la importancia de los judíos en la región. Castrillo es un lugar de paso para miles de peregrinos y turistas que emprenden el Camino de Santiago hacia el templo católico de Santiago de Compostela, en la región noroeste de Galicia.

En un intento de hacer las paces con el pasado, el gobierno del conservador Partido Popular trabaja desde hace meses en un proyecto legislativo que facilitará la nacionalidad española a descendientes de los miles de judíos sefardíes expulsados hace más de cinco siglos.

Pero Rodríguez precisó que su propuesta se limita a restituir el nombre original de la población y que no ha recibido presiones del exterior para convocar la consulta. El alcalde admitió que mucha gente está incómoda con el nombre.

"He escuchado historias de vecinos que han visitado Israel con un pasaporte que dice Matajudíos y hubieran preferido no tener que enseñarlo'', comentó. "En estos tiempos, está claro que el nombre se puede considerar un poco ofensivo'', agregó.

Según Rodríguez, no hay judíos viviendo actualmente en Castrillo, pero muchos de sus habitantes son descendientes de los llamados judíos conversos, que decidieron convertirse al catolicismo para evitar la expulsión de los Reyes Católicos.

La fecha del referéndum fue elegida para hacerla coincidir con las elecciones al Parlamento europeo.

Como preparación a la consulta popular del 25 de mayo, el ayuntamiento del pueblo organizó el fin de semana pasado una pequeña exposición acompañada por una charla del arqueólogo Ángel Luis Palomino en la que el experto explicó a casi medio centenar de vecinos los orígenes del pueblo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.