Suscriptor digital

Matan a un jefe militar israelí en el sur libanés

Atentado: era el segundo a cargo del Ejército del Sur del Líbano (ESL); el Hezbollah se adjudicó el asesinato.
(0)
31 de enero de 2000  

MARJAYUN (Líbano).- Un atentado de la guerrilla libanesa en esta ciudad produjo ayer la muerte del subcomandante de la milicia pro israelí Ejército del Sur del Líbano (ESL), el coronel Akl Hashem, a quien se señalaba como el seguro sucesor del actual jefe de esa agrupación, el general Antoine Lahd.

El hecho produjo inmediata reacción por parte de Israel. Desde El Cairo, el primer ministro, Ehud Barak, prometió "castigar a los asesinos", mientras el viceministro de Defensa israelí, Efraim Sne, aclaró que el ESL "reaccionará con la máxima dureza ante esta pérdida".

La muerte de Hashem, de 50 años, se produjo al detonar una bomba junto a una carretera en el momento en el que pasaba su vehículo, informaron fuentes militares libanesas.

Las fuentes dijeron que el atentado tuvo lugar en la aldea de Dibel, a 30 kilómetros al sudoeste de Marjayún, el mayor pueblo de la franja de seguridad creada por Israel en el Líbano.

El grupo guerrillero Hezbollah admitió ser el responsable del atentado, que tuvo lugar al mediodía de ayer. La muerte de Hashem es un severo golpe para Israel y sus aliados en el sur del Líbano. Hasta el momento, el Estado judío no hizo comentarios sobre lo sucedido.

Tras el hecho, y en forma de represalia, Israel atacó varias veces presuntas posiciones guerrilleras situadas en las colinas que rodean la aldea de Meiss el-Jabal.

Los funcionarios libaneses, que hablaron bajo condición de anonimato, dijeron que un proyectil antiaéreo cayó cerca del puesto militar israelí en Houla, a un kilómetro y medio de la frontera israelí y a unos 25 kilómetros al sudoeste de la ciudad portuaria meridional de Tiro. De todos modos, no se dieron cifras de posibles bajas.

Una serie de ataques

En Israel, el ejército informó que un proyectil antiaéreo fue disparado por el Hezbollah contra un helicóptero, pero no dio en el blanco y cayó en el norte de Galilea. No hubo heridos, pero sí daños en los edificios cercanos.

Un miembro del Hezbollah, que habló en Beirut bajo condición de anonimato, dijo que un comando guerrillero detonó "una bomba de gran potencia junto a la carretera", cuando pasaba el vehículo de Hashem en Dibel.

Una radioemisora, perteneciente al grupo guerrillero libanés, dijo que el ataque fue "un gran logro cualitativo en el marco del desmantelamiento de la milicia", y añadió que Hashem era un "criminal".

El ataque del Hezbollah tuvo lugar al día siguiente de que los milicianos del ESL mataron a dos guerrilleros del grupo libanés, en un combate en el sur del Líbano. Un vocero del ejército israelí en Jerusalén señaló que los dos rebeldes fueron ultimados cuando colocaban cargas explosivas.

El Hezbollah lleva a cabo una guerra de desgaste para expulsar a unos 1500 soldados israelíes y a 2500 milicianos libaneses de la zona, establecida por Israel en 1985 para proteger su territorio norteño de ataques guerrilleros.

Israel envió en las últimas horas sus aviones de guerra al ataque de presuntos emplazamientos de guerrilleros, como represalia por una ofensiva a una de sus posiciones.

Pocas horas después del ataque a Houla, dos reactores israelíes dispararon dos misiles contra las colinas próximas a las aldeas de Meis el Yabal, en el sector oriental de la región.

El viceministro israelí de Defensa, el brigadier retirado Efraim Sne, advirtió que la muerte del "número dos" de la milicia pro israelí Ejército del Sur de Líbano (ESL) "no quedará así".

El viceministro señaló que conocía personalmente a Hashem desde hacía más de 20 años.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?