El perfil. Matthei, una rival que no se rinde