Máxima y Letizia, embarazadas