Suscriptor digital

May suspende la votación sobre el Brexit para evitar una derrota y suma caos al proceso

El Parlamento debía pronunciarse hoy sobre el acuerdo al que la primera ministra llegó con la UE; al no tener el apoyo necesario, dijo que buscará nuevas concesiones de Bruselas
El Parlamento debía pronunciarse hoy sobre el acuerdo al que la primera ministra llegó con la UE; al no tener el apoyo necesario, dijo que buscará nuevas concesiones de Bruselas Fuente: AFP
(0)
11 de diciembre de 2018  

PARÍS.- Ante la perspectiva de una derrota segura en el Parlamento, la primera ministra británica, Theresa May , anunció ayer la suspensión sine die de la votación sobre el proyecto de acuerdo del Brexit obtenido con la Unión Europea (UE), que debía realizarse hoy en Westminster.

"Si organizamos la votación como estaba prevista para este martes, el acuerdo tendría serias posibilidades de ser rechazado", explicó May a los diputados de la Cámara de los Comunes, insistiendo sin embargo en que ese texto es "el mejor posible".

Uno de los mayores obstáculos para obtener la aprobación de ese acuerdo, aceptado por los europeos el 25 de noviembre en Bruselas, es la llamada "cláusula de salvaguarda" ("backstop" en inglés), destinada a impedir el restablecimiento de una frontera física entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda, suprimida desde que se firmaron en 1998 los acuerdos de paz.

Ese mecanismo, exigido por los europeos, consiste en crear un "territorio aduanero único" que englobará la UE y el Reino Unido, en cuyo seno no existirán cuotas ni derechos de aduana para los bienes industriales y agrícolas. Para evitar esa frontera con Irlanda, la provincia de Irlanda del Norte tendrá que quedar sometida, sin embargo, a un número limitado de reglas del mercado único. Un proyecto impensable para los aliados norirlandeses de May, los unionistas del DUP, así como para los "brexiters" más duros de su propio Partido Conservador.

May anunció la decisión de postergar la votación en una agitada sesión, donde además propuso regresar a Bruselas para tratar de mejorar el texto que fija las condiciones del "backstop".

Su declaración fue, sin embargo, rápidamente refutada por Francia y Alemania, los interlocutores más influyentes de Londres en este largo proceso de divorcio.

Resumiendo la posición de los otros 27 miembros de la UE, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, repitió una vez más lo anunciado en las últimas semanas:

"No habrá nueva negociación sobre el tratado acordado, incluido el 'backstop'", dijo. Tusk convocó, en todo caso, una reunión del Consejo -que reúne a los presidentes y jefes de gobierno del bloque-, y se declaró dispuesto a "hacer lo posible para que el gobierno británico logre una ratificación".

En los Comunes, a pesar de la insistencia de varios diputados, May se negó a precisar una nueva fecha para esa votación, aunque recordó que el gobierno tiene plazo hasta el 21 de enero.

Británicos, divididos por Brexit antes del voto del parlamento - Fuente: AFP

01:29
Video

Completamente dividida entre diputados pro y anti-Brexit, la Cámara de los Comunes no consigue ponerse de acuerdo. Los partidarios de dejar la UE exigen que la cláusula de salvaguarda tenga un límite preciso de duración. De lo contrario -argumentan- el Reino Unido se verá en una situación de dependencia ante el bloque.

"El tratado es claro sobre ese punto: el 'backstop' solo puede ser temporario", repite Theresa May, que también reconoció "haber escuchado las inquietudes expresadas por diferentes sectores de su mayoría".

Consciente del número de probables defecciones en su propio partido, de la determinada oposición del Partido Laborista de Jeremy Corbin y de cantidad de diputados de otras pequeñas formaciones -que elevaban ayer el voto por el "no" a más de 400, contra unos 180 por el "sí"-, la primera ministra decidió suspender la votación.

"Vamos a suspender el voto para no dividir la Cámara en este importante momento", dijo May, precisando que el gobierno utilizará ese paréntesis para trabajar en un "plan de reemplazo" ante la eventualidad de un "no deal" o salida "sin acuerdo".

En este divorcio que no consigue terminar, las opciones ahora no son numerosas. Si Theresa May consigue por milagro convencer a sus socios europeos de Bruselas de modificar el acuerdo y a los diputados británicos de adoptar el texto, se producirá una salida ordenada del Reino Unido del bloque el 29 de marzo próximo. Si el acuerdo es rechazado, el gobierno tendrá 21 días para indicar lo que piensa hacer.

Una de las posibilidades es la de optar por un segundo referéndum o por modelo "a la Noruega", que dispone de acceso al mercado único sin ser miembro de la UE. Pero también se podría decidir que habrá un Brexit sin acuerdo. Las relaciones económicas entre el Reino Unido y la UE serían entonces regidas por las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), y una multitud de controles aduaneros y reglamentarios tendrían que organizarse con urgencia. Esta hipótesis es la más temida por los medios económicos y sin duda provocaría una caída brutal de la libra esterlina, sumiendo a las empresas en la incertidumbre.

Justamente, durante la sesión de ayer en los Comunes, la libra esterlina cayó a 1,22 por dólar, su nivel más bajo de los últimos 20 meses. La divisa británica se cambiaba a 1,50 contra el billete verde el día del referéndum sobre el Brexit, el 23 de junio de 2016.

Pero el rechazo del acuerdo también puede marcar el fin de Theresa May. La primera ministra podría ser objeto de una moción de censura dentro de su propio partido, donde los candidatos a reemplazarla no faltan. También podría renunciar. En ambos casos sería reemplazada por otro premier conservador. Pero otros partidos pueden igualmente presentar esa moción de censura al Parlamento. En caso de éxito, ese escenario conduciría a la formación de un nuevo gobierno en dos semanas o al llamado a nuevas elecciones legislativas.

Pensando sin duda en ese escenario, el jefe de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, denunció ayer en la Cámara una "situación sin precedente" y "un gobierno en pleno caos". Poco después, el vocero de su partido anunció que el laborismo preparaba una moción de censura, que presentará "en el momento oportuno".

La incertidumbre afectó a la bolsa

  • -1,17% - Cayó la libra: La moneda británica, principal indicador de la confianza de los inversionistas internacionales en la economía, cayó 1,7% a 1,25 dólares, su nivel más bajo en 20 meses tras el anuncio de May de posponer la votación del acuerdo del Brexit en el Parlamento británico
  • -0,8%: Fue la caída de la bolsa: El índice principal londinense, el FTSE-100, acabó con una caída del 0,83% y también cayeron otras bolsas europeas. Los inversores temen que el impasse político sobre la salida acrecienta la probabilidad de un Brexit sin acuerdo. Ese sería el peor de los casos, según el Banco de Inglaterra, ya que provocaría la peor recesión en un siglo y una nueva caída de la moneda.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?