Megaprotesta en EE.UU. contra el gobierno

En la mayor manifestación contra Bush desde el inicio de la guerra; decenas de miles de personas expresaron su repudio a la guerra contra Irak
En la mayor manifestación contra Bush desde el inicio de la guerra; decenas de miles de personas expresaron su repudio a la guerra contra Irak
(0)
24 de septiembre de 2005  • 19:20

WASHINGTON (EFE).- La oposición a la guerra en Irak y el disgusto por la catástrofe humana que siguió al huracán Katrina congregaron hoy a miles de personas en la mayor manifestación de repudio al presidente George W. Bush registrado en Washington.

La marcha pacifista, la manifestación contra la guerra más importante desde la invasión a Irak en 2003, comenzó en un parque detrás de la Casa Blanca y concluyó frente al monumento a George Washington con un recital de la cantante folk Joan Baez.

Por primera vez desde el 11-S se autorizó a que una manifestación pase por el tramo de la Avenida Pensilvania, delante de la residencia del presidente.

Más de 100.000 personas. Los organizadores de la manifestación pacifista aseguraron que más de 100.000 personas respondieron a la convocatoria contra la guerra. El jefe de la policía local, Charles Ramsey, confirmó la estimación. "Creo que probablemente alcanzaron ese número", dijo.

Así, las calles de Washington se colmaron de ómnibus y automóviles, estudiantes, veteranos de Vietnam, monjas pacifistas, hermanos franciscanos y padres de soldados que se encuentran en Irak.

"Trae las tropas a casa". El grito fue el más coreado y unificó las causas de manifestantes llegados de todos los rincones del país que alzaron ingeniosas pancartas, banderas y colores que identificaban su procedencia.

Consignas como "Bush miente, miles mueren", "Fin a la ocupación" o "¿Cuál es la causa noble?" se escucharon y leyeron también en miles de pancartas.

Testimonios. "Se puede ser patriótico y pacifista aunque este gobierno quiera convencerte de lo contrario", aseguró el veterano de la primera Guerra del Golfo, Dave Bills, de 34 años y estudiante de enfermería en Austin (Texas).

Las formas de representar la barbarie causada por la guerra en Irak fueron tan variadas como los participantes, mayoritariamente mujeres, de todas las edades y rincones, quizás con la única excepción de población negra, muy poco representada.

"El presidente tiene que traer a los soldados y reconocer que se equivocó", afirmó la estudiante Lindsay Heiden, de 21 años, tras viajar 18 horas en autobús desde Western Illinois University.

"Hay que movilizarse", dijo Laura Guerra, una manifestante de origen mexicano procedente de Chicago, que junto a un grupo de amigos viajó en ómnibus a la capital para pasear una pancarta contra el reclutamiento militar de hispanos.

Cerca de las jóvenes y frente a una larga fila de botas donde ondeaban banderitas de EE.UU., se encontraba Beth Lemont, de 74 años, voluntaria de una ONG en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

"Bush no nos deja ni ver los ataúdes. Se los trae por la noche y en secreto", comentó.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.