Memento mori: la inquietante costumbre de fotografiar a los seres queridos tras su muerte

Era común que las familias tuvieran muchos hijos, y también común que murieran antes de cumplir cinco años. En esta imagen, la niña más pequeña ha muerto y está apoyado contra un soporte para la imagen.
Era común que las familias tuvieran muchos hijos, y también común que murieran antes de cumplir cinco años. En esta imagen, la niña más pequeña ha muerto y está apoyado contra un soporte para la imagen. Crédito: BBC
La práctica victoriana del memento mori, en la que los seres queridos eran fotografiados poco después de la muerte como un tributo a su vida, puede extrañarnos. Pero tenía sus razones.
(0)
10 de agosto de 2019  • 12:32

Las fotografías en este artículo pueden herir tu sensibilidad.

Y es que hoy en día, pensar en tomarle una foto a un ser querido poco después de que haya muerto puede parecer morboso.

Pero éstas son imágenes de una época muy distinta, una en la que tener retratos de familia eran un lujo y la muerte, sobre todo de niños, frecuente.

Es por eso que este tipo de fotografías se convirtieron en una forma de conmemorar a los muertos y de atenuar la agudeza del dolor.

Son imágenes inquietantes y extrañamente conmovedoras, en las que las familias posan con los muertos, los bebés parecen dormidos y los jóvenes aparecen elegantemente inclinados, como si la enfermedad que les quitó la vida los hubiera hecho más bellos.

Toda la familia, incluido un gato, se ha reunido alrededor de un niño muerto en el suelo, que está posado como si estuviera durmiendo.
Toda la familia, incluido un gato, se ha reunido alrededor de un niño muerto en el suelo, que está posado como si estuviera durmiendo. Crédito: BBC

Muerte presente

Las fotos que ves aquí son de la era victoriana británica -de la década de 1830 hasta 1900-.

En ese entonces, la vida estaba impregnada de muerte. Epidemias como la difteria, el tifus y el cólera cobraban miles de vidas, y desde 1861, con la muerte de su amado esposo, el príncipe Alberto, la desconsolada reina Victoria puso de moda el duelo.

Los memento mori, que literalmente significa "recuerda que morirás", ya eran comunes.

Los deudos cargaban consigo mechones de pelo de los muertos guardados en medallones y anillos, se crearon máscaras mortuorias en cera, e imágenes y símbolos de la muerte aparecían en pinturas y esculturas.

Pero a mediados de 1800, la fotografía se estaba volviendo cada vez más popular y asequible, lo que hizo posible que el surgimiento del retrato fotográfico como memento mori.

Imágenes para más gente

La primera forma exitosa de fotografía, el daguerrotipo -una imagen pequeña y muy detallada sobre plata pulida- era un lujo costoso, pero no tan costoso como tener un retrato pintado, que anteriormente había sido la única forma de preservar permanentemente la imagen de alguien.

La nueva tecnología, como en otras ocasiones, le dio la oportunidad a mucha más gente de tener lo que por siglos había sido privilegio de unos pocos.

Las exposiciones prolongadas al tomar fotografías hacían que los muertos, eternamente quietos, a menudo se vieran con mayor nitidez que las personas vivas, que aparecían ligeramente borrosas.
Las exposiciones prolongadas al tomar fotografías hacían que los muertos, eternamente quietos, a menudo se vieran con mayor nitidez que las personas vivas, que aparecían ligeramente borrosas. Crédito: BBC

A medida que aumentó el número de fotógrafos, el costo de los daguerrotipos disminuyó.

Y en la década de 1850, se introdujeron procedimientos menos costosos, como el uso de metal delgado, vidrio o papel en lugar de plata.

El retrato de la muerte se hizo cada vez más popular.

Las guarderías victorianas estaban además plagadas de sarampión, difteria, escarlatina, rubéola, todo lo cual podría ser fatal.

A menudo la muerte de niño era la causa de que por primera vez las familias consideran tomarse una fotografía: era la última oportunidad de tener una imagen permanente de un hijo querido.

A medida que la atención médica mejoró la esperanza de vida de los niños, sin embargo, la demanda de fotografías de muerte disminuyó.

La llegada de las instantáneas fue la estocada final para este arte, ya que de ahí en adelante, las familias se tomarían fotografías en vida.

Sin embargo, las imágenes que esas personas que contuvieron estoicamente su dolor para preservar la semejanza de un ser querido que se fue demasiado pronto, continúan haciéndole honor a su nombre.

Memento mori: recuerda que morirás.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.