Mesa se aferra a la presión en las calles

El candidato opositor Carlos Mesa
El candidato opositor Carlos Mesa Fuente: AP
El candidato opositor se mostró escéptico sobre una auditoría de la OEA
Rubén Guillemí
(0)
26 de octubre de 2019  

LA PAZ.- El candidato opositor boliviano de centroizquierda, Carlos Mesa, tuvo ayer una intensa jornada de recorrida por los puntos de bloqueo de rutas en La Paz, en la que se mostró optimista sobre los resultados que puede tener la presión popular e internacional para torcer la decisión del gobierno de Evo Morales de declararse vencedor en la primera vuelta electoral del domingo pasado.

Mesa, en cambio, expresó su escepticismo sobre la alternativa de una auditoría internacional de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para evaluar las denuncias de fraude.

"El gobierno ya mostró que su supuesto desafío de aceptar una auditoría para mostrar su transparencia no es verdad. Porque el secretario general de la OEA, Luis Almagro, pidió que esa auditoría fuera antes del cierre del escrutinio y sea vinculante. Y el gobierno rechazó ambas condiciones", dijo Mesa en una entrevista con el diario local El Deber.

"Hacer una auditoría después del cierre del escrutinio es hacer una auditoría forense para contar las características del cadáver. Lo cual no sirve para nada", sentenció Mesa.

En diálogo con los manifestantes en los puntos de bloqueo de La Paz, Mesa dijo, en cambio, que la salida de la crisis es la presión internacional y la movilización popular "hasta que el gobierno tome la decisión política de aceptar una segunda vuelta".

"Esta presencia en las calles muestra una certidumbre, la de que se nos está robando un proceso electoral. No es un apoyo a Carlos Mesa, sino a la voluntad de la sociedad boliviana expresada en las urnas", dijo a los manifestantes.

Aunque se mostró escéptico de las posibilidades de éxito que pueda tener un recurso legal, dijo que también cumplirán con la formalidad de presentar las pruebas del fraude ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE). Pero dijo que se trataba de un mero trámite ante "el vergonzoso brazo articulador de las decisiones del Poder Ejecutivo".

Según las denuncias de la Coordinadora de la Defensa de la Democracia, la flamante coalición opositora liderada por Mesa cuenta con pruebas de fraude en por lo menos 109.000 votos, cuando la diferencia que permitió el triunfo de Evo en la primera vuelta fue de un 0,56% por encima de los 10 puntos que establece la ley, o sea, unos 35.000 votos.

Mesa, en tanto, se negó a responder a las acusaciones de Evo Morales, que en diálogo con la prensa lo tildó de "delincuente", "ladrón" y "cobarde".

"No merece una respuesta porque sería indigno responder esa cantidad de improperios absolutamente injustificados y que son motivados por su estado emocional más que por otra cosa", afirmó.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.