Mesa: "Vi a Bolivia al borde de la guerra"

El ex presidente boliviano señaló a un diario español que los últimos días de su gobierno fueron "los más duros" y que la designación de Eduardo Rodríguez "fue uno de los momentos más felices"
(0)
12 de junio de 2005  • 12:03

MADRID. (AFP) - El ex presidente boliviano Carlos Mesa temió que se que se llegara a la guerra civil por la crisis que atraviesa el país andino, según declaró en una entrevista que publica hoy el diario español ABC .

"Vi al país al borde mismo de la guerra", afirmó Mesa, quien calificó los últimos días vividos como "los más duros, porque no se trata de tu vida personal, sino de la de nueve millones y medio de personas".

La revuelta social en Bolivia se apaciguó ligeramente tras el nombramiento de Eduardo Rodríguez como nuevo jefe del Estado.

Su designación "fue uno de los momentos más felices de mi vida, porque me di cuenta de que estábamos salvando a Bolivia del desastre", señaló Mesa, para quien el eventual nombramiento del presidente del Senado Hormando Vaca Díez no hubiera sido una solución.

"Era evidente que con el presidente del Senado no había viabilidad para Bolivia. Ibamos a la ruptura, a la división del país", añadió el ex mandatario.

Mesa señaló que el nuevo presidente Rodríguez cuenta con "válvula de salida que yo no tenía, la de construir un proceso electoral total", aunque para eso necesitará de la colaboración del Parlamento.

"Si (el parlamento) está dispuesto a acortar su mandato. Si es así, creo que el presidente tiene una oportunidad", dijo Mesa, para quien en democracia "el parlamento es invulnerable, es el generador de legitimidad, pero hoy estamos frente a uno que no representa en absoluto al realidad política del país".

Respecto a la ley de hidrocarburos, Mesa advirtió sobre la posibilidad de que las grandes multinacionales puedan llevar a Bolivia a los tribunales por incumplimiento de contrato.

"Es una batalla que se puede dar, y argumentos pueden tener. Es un riesgo muy alto que el país tiene que encarar", afirmó, aunque recordó: "lo peor que le puede pasar a la inversión extranjera es una guerra civil, en consecuencia si hay una mirada mínimamente sensata, las multinacionales deberían darle a Bolivia un compás de espera y no presionar".

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.