México ratificó el nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá

El presidente mexicano, Manuel López Obrador
El presidente mexicano, Manuel López Obrador Fuente: AFP
(0)
19 de junio de 2019  • 18:47

CIUDAD DE MÉXICO.- México se convirtió hoy en el primer país en ratificar el nuevo acuerdo de libre comercio con Canadá y Estados Unidos (T-MEC), pese a que Washington aún amenaza con gravar las exportaciones mexicanas si continúa la migración masiva de centroamericanos.

La ratificación fue sancionada en el Senado con 114 votos a favor, 4 en contra y 3 abstenciones, y fue considerada una "muy buena noticia" por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Este tratado "significa inversión extranjera en México, empleos en México, tener garantizado el comercio de las mercancías que producimos en Estados Unidos", dijo el mandatario en un video difundido en Twitter.

Para la secretaría de Economía,"el T-MEC dota de certidumbre a inversionistas, consumidores y productores para seguir apostando por la economía mexicana integrada con una América del Norte económicamente vigorosa", añadió.

Por ser un acuerdo internacional, no necesita ser discutido en la Cámara de Diputados. Así, México se convirtió en el primero de los signatarios que ratificó el tratado, mientras Canadá espera hacer lo mismo tras la ratificación de Estados Unidos que, según dijo ayer el representante comercial Robert Lighthizer, marcha por buen camino.

El flamante tratado integra temas como derechos laborales, comercio digital, medidas contra la corrupción, pequeñas y medianas empresas y medio ambiente, defendió el senador Héctor Vasconcelos, del partido oficialista Morena, fundado por López Obrador.

La ratificación fue aprobada en medio de tensiones entre México y Estados Unidos.

A finales de mayo, Trump amenazó con imponer aranceles graduales del 5% al 25% a partir del 10 de junio a las exportaciones de México si no frenaba el creciente flujo de indocumentados -en su mayoría provenientes de Guatemala , Honduras y El Salvador- que llegan a través de su territorio hasta a la frontera sur de Estados Unidos.

El 7 de junio, ambos países alcanzaron en Washington un acuerdo para suspender la aplicación de los aranceles: Estados Unidos le dio a México un período de 45 días para poner en marcha medidas que ordenen y frenen el tránsito de migrantes.

Entre estas medidas figura el despliegue de 6000 efectivos de su Guardia Nacional a lo largo de la frontera con Guatemala y el refuerzo de más de 800 agentes migratorios.

La semana pasada, la oposición en el Senado aplazó la votación del T-MEC en comisiones hasta que el canciller Marcelo Ebrard explicara las negociaciones migratorias con Washington, temiendo que México se hubiera comprometido a ser "tercer país seguro", es decir, que los migrantes que lleguen a su territorio tuvieran que pedir asilo a México y no a Estados Unidos. El viernes, Ebrard negó ante el Congreso que ese fuera el caso.

"No debemos continuar así (...) no doblemos la espalda, no nos agachemos, no nos humillemos ante las amenazas y chantajes. Que ningún país violente nuestra soberanía y condicione las decisiones" comerciales con demandas de otra índole, protestó el senador Antonio García, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), haciendo referencia a la política de Trump.

Sin embargo, dio su apoyo renuente al nuevo tratado.

"No es el mejor tratado pero es lo que hoy se tiene (...) se debe ir buscando mejores condiciones" para los mexicanos, dijo.

La senadora Gina Cruz, del conservador Partido Acción Nacional, coincidió en que "las guerras comerciales son estériles", y estimó que la aprobación del nuevo tratado sería una "señal clara al mundo de que el camino correcto de las economías del presente es una mayor cooperación" y "de que México dará certidumbre".

Una minoría de legisladores expresaron su desacuerdo con el nuevo tratado, argumentando que promueve la desigualdad a través de un modelo capitalista basado en la "mano de obra barata".

El T-MEC quedó concluido con México y Canadá el 30 de noviembre y sustituirá al Nafta vigente desde hace 25 años.

El T-MEC establece especialmente para el poderoso sector automotriz cambios en las normas de origen e impone mayores compras de componentes estadounidenses, en tanto obliga a México a revisar sus normas laborales y elevar los salarios del sector.

Agencia AFP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.