Francia. Mientras crece el escándalo, Hollande enfrenta a la prensa