Mientras Fujimori lo busca, Montesinos pide apoyo militar

Habría contactado a generales leales
(0)
27 de octubre de 2000  

LIMA.- Desde un lugar desconocido, el polémico ex asesor de Inteligencia, Vladimiro Montesinos, recurrió ayer a jefes militares para pedirles protección en el operativo de búsqueda que, con ribetes cinematográficos y la crítica de sectores de la oposición, emprendió desde el miércoles el presidente Alberto Fujimori para aplacar la crisis política en Perú.

Según fuentes militares "institucionalistas", Montesinos "está en Lima" y "en las últimas horas se comunicó telefónicamente con algunos generales del ejército".

Entre los jefes contactados está su cuñado, el comandante general de la poderosa Segunda Región Militar, general Luis Cubas Portal. Otras versiones extraoficiales insistieron ayer en que Montesinos se encontraría en los cuarteles de ese comando del ejército.

Fujimori lanzó anteayer la operación "para ubicar y no detener" a Montesinos, e intentó desvirtuar las versiones sobre el apoyo de los mandos al ex asesor de Inteligencia.

"El objetivo del operativo es darle tranquilidad al país de que Montesinos no está haciendo tal o cual cosa. El no tiene ninguna organización que lo proteja", dijo.

Personalmente al mando de las operaciones de búsqueda, el presidente se desprendió públicamente de su ex mano derecha y trató de culparlo por la turbulencia política de la última semana.

"Un sólo hombre no puede crear este clima inadecuado, sobre todo cuando estamos en este proceso de transición, conversando con los diversos líderes políticos para acortar el plazo de las elecciones y que su convocatoria se lleve a cabo con toda normalidad", agregó.

El sorpresivo regreso del ex jefe del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) a Perú el lunes último reavivó las especulaciones sobre reacciones entre los generales que lo apoyaban. Montesinos salió de Perú el 24 de septiembre luego de ser el centro de un escándalo de corrupción que forzó a Fujimori a adelantar las elecciones.

El operativo de Rambo

Si bien aún no hay orden judicial de captura, el operativo comprende gran parte del país. En una cinematográfica búsqueda, helicópteros de la policía y comandos de elite rastrillaban ayer el este de Perú, donde hay varios clubes militares.

Mientras tanto, la prensa local cubría las tareas ampliamente entre la ironía y el escepticismo. "¡Se busca!" tituló ayer La República al tiempo que en las radios locales se aludía a Fujimori como a Sherlock Holmes o Rambo.

La actitud del mandatario de encabezar el operativo fue interpretada por varios medios como una táctica presidencial para conversar primero con Montesinos y plantear una eventual "negociación". La espectacularidad y amplitud de una búsqueda aún sin resultados se convirtieron en objeto de suspicacias.

Mientras algunos sectores opositores e independientes elogiaban la decisión de Fujimori de distanciarse de Montesinos, otros alertaban sobre una posible "comedia" presidencial y un "operativo psicosocial" para distraer a la opinión pública.

"Fujimori hizo el ridículo y la oposición cacasena (tonta) cayó en el juego. Vergüenza. Hizo creer que iba a "detener a Montesinos"", tituló el diario Liberación ayer.

Por su parte, el político opositor Diego García Sayán, representante de Alejandro Toledo, dijo que descree de los términos jurídicos que utiliza el gobierno para dar con Montesinos y resaltó que no tiene claro cuál es su intención.

Sin embargo, la Casa Blanca afirmó ayer que la ofensiva contra el ex asesor demuestra que Montesinos "no tiene ninguna influencia dentro del gobierno" peruano. El vocero del Departamento de Estado, Philip Reeker, confirmó también que Fujimori había ordenado "el traslado de diversos altos oficiales que pudieran haber sido considerados partidarios de Montesinos" y que contaba con el apoyo de los mandos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.