Mientras se define el juicio político, Brasil recibe una mala noticia: sigue en recesión