Milosevic, ahora más duro