Mueren tres soldados de EE.UU. por un error en un bombardeo

Cinco combatientes de la Alianza del Norte también murieron en el incidente
(0)
6 de diciembre de 2001  

WASHINGTON.- En el peor episodio de víctimas mortales causadas por "fuego amigo" desde el inicio de las operaciones militares de Estados Unidos en Afganistán, tres soldados norteamericanos y cinco combatientes de la Alianza del Norte murieron ayer durante un bombardeo estadounidense cerca de Kandahar, en el sur del país.

Con estas muertes se elevó a cuatro el número de efectivos norteamericanos muertos en territorio afgano desde el último 7 de octubre. El agente de la CIA Johnny "Mike" Spann murió la semana pasada, durante un sangriento motín de prisioneros talibanes en una cárcel cerca de Mazar-e-Sharif, al Norte.

Versiones iniciales, más tarde desmentidas, señalaron que en el ataque había resultado herido el dirigente pashtún Hamid Karzai, cuyo nombramiento como futuro jefe de gobierno interino de Afganistán fue justamente acordado ayer en Bonn (sobre lo que se informa por separado).

"¿Oyeron alguna vez a un hombre herido hablar así? No sucedió nada", declaró Karzai al desmentir la versión durante una entrevista telefónica con la cadena británica Channel 4.

"Estoy en un lugar completamente tranquilo, a 20 kilómetros de Kandahar", añadió Karzai, que de acuerdo con fuentes del Pentágono había sufrido "heridas leves y contusiones provocadas por escombros y no directamente por la bomba".

Los tres norteamericanos muertos eran miembros de las fuerzas especiales que cumplen un papel determinante en Afganistán desde hace varias semanas, asesorando a las fuerzas que combaten a los talibanes, identificando objetivos para la aviación estadounidense y recogiendo información para localizar a los jefes talibanes y la cúpula de la red terrorista Al-Qaeda, de Osama ben Laden.

Otros 19 soldados norteamericanos resultaron heridos a raíz del ataque de ayer, que aparentemente tuvo lugar en momentos en que Karzai mantenía una reunión con los militares estadounidenses en su cuartel provisional, al norte de Kandahar, el último bastión de los talibanes.

Bomba de 900 kilos

Los heridos fueron evacuados hacia una base operacional de avanzada bautizada Rhino, que los marines norteamericanos establecieron diez días atrás al sudoeste de Kandahar, indicó un vocero del Pentágono.

Según fuentes militares norteamericanas, una bomba de 900 kilogramos guiada por satélite y lanzada desde un bombardero B-52 cayó en el lugar por error, pero no era claro ayer si la falla ocurrió en el sistema de navegación del proyectil o si fueron mal transmitidas las coordenadas del blanco buscado, las líneas talibanas en el frente de Kandahar. Este tipo de bombas guiadas por satélite tiene un dispositivo que permite dirigir su trayectoria hasta las coordenadas indicadas.

Un vocero militar, el contralmirante John Stufflebeem, explicó que la bomba cayó a unos 100 metros de las posiciones de Estados Unidos y las fuerzas antitalibanas, y añadió que, pese a esta distancia, es normal que hubiera víctimas mortales, ya que el proyectil lanzado "es un arma devastadora".

Incidente similar

El pasado 26 de noviembre, cinco soldados de las fuerzas especiales estadounidenses fueron también accidentalmente heridos en el norte de Afganistán, en un incidente similar que involucró una bomba guiada. Los afectados luego recibieron la medalla Corazón Púrpura, por resultar heridos en acción.

Decenas de efectivos de las fuerzas especiales han estado cooperando las últimas semanas con los efectivos de las tribus pashtún del sur de Afganistán, que han rodeado el último reducto talibán en Kandahar.

Las tropas estadounidenses están estudiando blancos para los B-52 y otros bombarderos estacionados en una base británica y en la isla Diego García, en el océano Indico, y para los aviones de combate de la marina estadounidense que despegan desde los portaaviones.

En tanto, unidades de la Alianza del Norte y milicias talibanas también se enfrentaron ayer en nuevos combates en torno del aeropuerto de Kandahar, un lugar considerado estratégicamente importante para el inminente asalto militar al bastión talibán.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.