Multitudinaria marcha contra la política antiabortista de Bush

Según los organizadores, un millón de personas salió a las calles en Washington
(0)
26 de abril de 2004  

WASHINGTON.- Una de las mayores manifestaciones en la historia norteamericana: cientos de miles de personas marcharon ayer en Washington para exigir que se mantenga el derecho al aborto en Estados Unidos. Fue una clara una demostración de fuerza contra lo que los organizadores denominaron "injerencias" del presidente George W. Bush en materia de salud reproductiva.

La masiva manifestación puso en el tapete el debate en torno de la legalización del aborto, tema que ha pasado a ser central en la campaña por la Casa Blanca, con miras a las elecciones presidenciales del 2 de noviembre.

Mientras que Bush ha manifestado públicamente su oposición al aborto, su principal contrincante, el senador demócrata John Kerry, ha señalado que si bien no lo apoya personalmente, está en favor del derecho de las mujeres a decidir sobre su embarazo. Sus dos hijas, incluso, participaron en la manifestación de ayer, en la que algunas pancartas llamaban a votar por él.

La policía no brindó datos sobre la cantidad de participantes, pero los organizadores dijeron que hubo un millón de personas. Esa cifra superaría a las 500.000 personas que participaron de una marcha similar en 1992, cuando la Corte Suprema estaba considerando un caso que podría haber revertido el histórico fallo Roe contra Wade de 1973, que legalizó el aborto en Estados Unidos.

La llamada "marcha por la vida de las mujeres", en la que también se reclamó por una mejor atención de la salud de la mujer en todo el mundo y por el control de la natalidad, congregó a 1400 organizaciones, entre las cuales había manifestantes de todo Estados Unidos y delegaciones de 57 países.

Entre los participantes estuvo la senadora demócrata Hillary Clinton, que llamó a votar por Kerry, porque, según dijo, "un voto por un candidato pro elección es un voto por la libertad de conciencia". "Este gobierno está lleno de gente que desdeña las leyes de acoso sexual, que niega la diferencia salarial entre mujeres y hombres, y considera al fallo Roe v. Wade la peor abominación de la ley constitucional en nuestra historia", dijo la ex primera dama. Bush ha señalado que los esfuerzos por revertir esa histórica sentencia son una "causa noble".

A media tarde, el célebre Mall, la inmensa explanada rodeada de museos y dominada por la colina del Congreso, estaba atestada de gente que portaba carteles con leyendas como "Despidan a Bush", "Mantengan el aborto legal" y pedidos al mandatario para que no intervenga en sus vidas privadas.

Además de Hillary Clinton, asistieron las actrices Whoopi Goldberg, Ashley Judd y Kathleen Turner, y la ex secretaria de Estado Madeleine Albright.

También hubo en la marcha pequeños grupos de opositores al aborto que exhibían imágenes de fetos desmembrados y carteles con la inscripción "Kerry: asesino de bebes".

Aunque la manifestación pretendió ser apartidaria, las medidas que el presidente ha tomado en los últimos meses en relación con el aborto fueron el blanco principal de las críticas. A fines de 2003, el gobierno promulgó una ley que prohíbe el método abortivo tardío, iniciativa contra la que se presentaron varias acciones judiciales.

El 1° de abril se promulgó otra ley que otorga al feto un status jurídico en caso de agresión contra una mujer embarazada y que convierte en crimen federal cualquier daño contra el no nato. La ley, a la que Kerry se opuso en el Congreso, fue denunciada por defensores del aborto, que ven en ella una forma de volver a poner sobre la palestra el derecho a interrumpir voluntariamente el embarazo.

Otra medida del gobierno de Bush que ha enfurecido a quienes apoyan el derecho al aborto es la prohibición de entregar fondos federales a organizaciones no gubernamentales que promuevan el aborto en el extranjero.

Los detractores de Bush también lo acusan de querer nombrar en la Corte Suprema a jueces que se oponen al aborto. El ganador de la elección de noviembre puede tener la oportunidad de nombrar a dos o más jueces, dado que no se han producido vacantes desde 1994.

También el Vaticano se sumó a la controversia al afirmar el viernes que se debería negar la comunión a los políticos católicos favorables al aborto, como es el caso de Kerry. El senador por Massachusetts desafió esta postura y recibió el sábado la comunión en una iglesia a la que acude habitualmente. El Centro Paulista de Boston, donde Kerry comulgó, es conocido por ser más progresista que lo que suele marcar la ortodoxia vaticana, ya que acuden allí parejas abiertamente homosexuales y divorciados. El propio Kerry está divorciado y casado en segundas nupcias.

Tras asistir a misa, el senador se reunió con los organizadores de la marcha de ayer para ofrecerles su apoyo.

El aborto en EE.UU.

1973: un fallo de la Corte Suprema de Justicia en el caso Roe contra Wade legalizó el aborto en EE.UU.

1984: el día de Navidad, opositores al aborto bombardearon tres clínicas donde se practicaba el aborto y dijeron que había sido "un regalo de cumpleaños para Jesús".

1992: la Corte Suprema estuvo a punto de revertir el fallo Roe contra Wade. Unas 500.000 personas se manifestaron en Washington.

2001: el gobierno de Bush restableció la prohibición -revocada por Clinton- de otorgar fondos federales a organizaciones que promuevan el aborto en el exterior.

2003: fue promulgada una ley que prohíbe el método abortivo tardío, que se realiza cuando el feto está por nacer.

2004: una ley otorgó al feto un status jurídico en caso de agresión contra la mujer embarazada.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.