Muros en el mundo, de ayer a hoy

Las barreras de separación, desde EE.UU. hasta la India
(0)
28 de septiembre de 2005  

Desde la Gran Muralla China, pasando por el Muro de Berlín y la menos conocida valla que Israel construyó en Gaza en 1994, la historia está plagada de barreras con las cuales los países han intentado evitar la entrada de "invasores" -sean éstos terroristas, narcotraficantes o sólo inmigrantes- o mantener separados a grupos en conflicto.

Aún hoy varias barreras siguen en pie en el mundo, mientras otras están en pleno proceso de construcción.

Descripto como "el lugar más espantoso del mundo" por el ex presidente norteamericano Bill Clinton, el sector desmilitarizado que separa a Corea del Norte de su vecino del Sur está recorrido por una valla de seguridad de 240 kilómetros de largo desde 1953.

Una serie de muros de ladrillo y acero que se extiende por más de 20 kilómetros fue construida en 1970 en Belfast para detener la violencia entre católicos y protestantes.

También en la isla de Chipre, una construcción de 180 kilómetros de concreto y alambres de púa separa a los turcochipriotas de los grecochipriotas desde 1974.

Conocido como "el muro de la vergüenza", una barrera de tres metros de alto construida con piedras y bolsas de arena recorre 2400 kilómetros y separa a Marruecos del Sahara occidental para evitar la entrada de guerrilleros en ese país.

En 1989, la India comenzó a construir una valla en la disputada región de Cachemira, en la frontera con Paquistán, para evitar la entrada de militantes separatistas en su país. Hasta ahora ha construido más de 1000 kilómetros de barrera, la mayor parte de la cual está electrificada. Islamabad ha calificado este cerco de ilegal. También en su larga y porosa frontera con Bangladesh -de 4000 kilómetros- la India está construyendo una barrera para evitar que rebeldes y traficantes ingresen en su país.

De este lado del mundo, Estados Unidos comenzó a construir a mediados de los 90 una serie de barreras de seguridad de alta tecnología en la frontera de más de 3000 kilómetros que comparte con México, para detener la inmigración ilegal. El presidente mexicano, Vicente Fox, ha criticado la barrera y ha dicho que la construcción de cercas "no es la mejor forma para resolver los retos en la frontera común".

Israel, por su parte, tiene planes de continuar construyendo el polémico muro de Cisjordania, de 600 kilómetros de largo, con el objetivo de evitar la entrada de terroristas en su territorio. El año pasado, la Corte Internacional de Justicia determinó que la barrera es ilegal y ordenó a Israel detener su construcción.

Paradójicamente, Arabia Saudita, uno de los mayores críticos del muro israelí, comenzó en 2003 a construir una barrera de tres metros de alto en su frontera con Yemen, también para evitar la infiltración de terroristas.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?