Ni Dilma, ni Lula: un parapléjico con un exoesqueleto dará el puntapié en el Mundial