Nicaragua: retoman el diálogo tras una jornada de batalla campal en Managua

El lunes, un grupo de policías antimotines y brigadas de choque sandinistas se enfrentaron con jóvenes en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y, por el conflicto, murió un estudiante y cientos de jóvenes resultaron heridos
El lunes, un grupo de policías antimotines y brigadas de choque sandinistas se enfrentaron con jóvenes en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y, por el conflicto, murió un estudiante y cientos de jóvenes resultaron heridos Fuente: Reuters - Crédito: OSWALDO RIVAS
Daniel Lozano
(0)
29 de mayo de 2018  • 02:51

Managua se ha convertido, este lunes, en un campo de batalla en lo que parece una escalada sin freno de las protestas antigubernamentales y de la represión violenta que pretende acabar con ellas. El asalto de policías antimotines y brigadas de choque sandinistas contra la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), en Managua, provocó la muerte de un estudiante y heridas a medio centenar de jóvenes, en su mayoría por armas de fuego. Así lo corroboró anoche la directora para América de Amnistía Internacional, Erika Guevara-Rosas, quien estuvo presente durante el ataque armado de las turbas sandinistas.

Tras el ataque a la UNI, varios de los paramilitares se refugiaron en la oficialista Radio Ya. La Policía Nacional informó más tarde que uno de sus suboficiales fue alcanzado por una bala durante los incidentes y murió horas después.

Documentos audiovisuales realizados por periodistas y activistas confirmaron, incluso, que uno de los ametrallamientos se produjo desde un convoy de cinco camionetas, con varios tiradores en su interior. La acción armada se llevó a cabo después de que los estudiantes decidieran tomar el recinto universitario como protesta contra el gobierno de Daniel Ortega y su mujer, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Antonia Urrejola, relatora para Nicaragua de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), condenó los ataques a los estudiantes y a instalaciones estatales y exigió al estado que instale de inmediato "una investigación internacional independiente".

Un grupo de jóvenes dispara con armas caseras a fuerzas de seguridad delante la sede de la Universidad de Ingeniería en Managua
Un grupo de jóvenes dispara con armas caseras a fuerzas de seguridad delante la sede de la Universidad de Ingeniería en Managua Crédito: Carlos Herrera/DPA

"Están tirando a matar a los jóvenes dentro de la universidad", protestó la activista Bianca Jagger, también presente dentro del recinto universitario. "Pistoleros han atacado a universitarios de la UNI, donde una delegación de Amnistía Internacional estaba presente un día antes de publicar un informe sobre violaciones de derechos humanos", confirmó Monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de Managua.

La rebelión popular contra los abusos gubernamentales cumple 41 días. Nadie está libre de la furia de los paramilitares y de las Fuerzas del Orden. Incluso, el equipo de la agencia EFE y algunos periodistas locales también fueron atacados por agentes durante el asalto a la Universidad. Ya son alrededor de 80 personas asesinadas desde que el 18 de abril un grupo de estudiantes se lanzó a la calle para protestar contra la reforma del seguro social, que pretendía tapar los agujeros de la corrupción estableciendo un impuesto a trabajadores y empresarios.

Para esta misma noche se convocó una vigilia para exigir la libertad de jóvenes detenidos a las afueras del Chipote: el centro policial que era usado por la dictadura de los Somoza para torturar a sus detractores y donde también sufrieron malos tratos decenas de jóvenes al inicio de las protestas.

Pese al clima de violencia reinante en el país, la Comisión Mixta - que está conformada por el gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia- consiguió reactivar una Mesa del Diálogo que parecía moribunda. Así lo comunicaron al país la Conferencia Episcopal, que actúa como mediadora y testigo.

En todo el país, ya este lunes se produjeron, al menos 30 embotellamientos de carreteras y calles en todo el país. De todos modos, del lado gubernamental se exige que se levanten estas congestiones dentro de las carreteras y calles. Por su parte, los estudiantes, la sociedad civil y los empresarios insisten en retomar la agenda de democratización del país, incluido el adelanto electoral. Para el gobierno de Daniel Ortega, esta petición se trata de "la ruta hacia un golpe de estado".

"Jóvenes secuestrados y asesinados, represión brutal en todas partes, paramilitares actuando en complicidad con la policía, capturas masivas, desaparecidos, incendios y caos. Eso es el orteguismo, en sus estertores finales", sentenció la comandante guerrillera Dora María Téllez que es, en la actualidad, crítica del gobierno sandinista.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.