Suscriptor digital

Niegan la conexión de Kohl con Paraguay

(0)
31 de enero de 2000  

Hamburgo.- Horst Weyrauch, ex asesor financiero del ex canciller Helmut Kohl y uno de los principales involucrados en el escándalo financiero que sacude desde hace semanas a la Unión Demócrata Cristiana (CDU) alemana, negó ayer la existencia de un nexo paraguayo en la financiación ilegal del partido durante la gestión de Kohl.

Weyrauch rechazó en un comunicado la versión según la cual en Paraguay se expidieron certificados de defunción falsos que se aprovecharon para justificar donativos anónimos que ingresaron en las arcas partidarias.

Estas afirmaciones habían sido hechas por el semanario alemán Der Spiegel, que aseguró que entre los mecanismos utilizados por la CDU para ocultar "dinero negro" figuraban certificados de defunción falsos recogidos en Paraguay por un comerciante alemán.

La CDU se halla sumergida en una grave crisis política a raíz del escándalo sobre financiación ilegal del partido durante la gestión de Kohl, en la que se manejaron cuentas bancarias secretas, se recibieron donaciones no declaradas y se utilizaron fondos depositados en el exterior.

Weyrauch es considerado el cerebro, junto al ex tesorero de la CDU Casimir Sayn-Wittgenstein, del traspaso de fondos negros a cuentas del partido en Liechtenstein y Suiza, y será uno de los primeros interrogados por la comisión especial que creó el Parlamento Federal en Berlín para investigar las finanzas democristianas.

Según Der Spiegel, Weyrauch y Sayn-Wittgenstein habrían utilizado sus contactos con Paraguay para orquestar una leyenda sobre presuntas herencias de judíos en favor de la CDU, afirmaciones que ayer Weyrauch negó terminantemente.

Negativa

Por su parte, Kohl rechazó también ayer acusaciones de que le fueron efectuados pagos ilegales en la privatización de la destilería Leuna, de la antigua Alemania comunista, vendida al conglomerado francés Elf Acquitaine, en la que se involucró al presidente francés Francois Mitterrand, que habría organizado el pago de unos 15 millones de dólares a la CDU en 1992 para ayudar a la campaña de Kohl.

En una entrevista publicada ayer en el diario Welt am Sonntag, Kohl dijo que nunca habló de dinero con Mitterrand. "Nunca recibí dinero, ni supe nada de las tramas ilegales -dijo-. Son una invención terrible de declaraciones no demostradas, calumnias y confidencias anónimas."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?