No cede la violencia en Medio Oriente