No ceden las críticas al borrador de la delegación danesa en la reunión de Copenhague

El documento fue duramente cuestionado por varios países en desarrollo, que lo calificaron como "una seria amenaza al éxito de las negociaciones"; intentan superar las tensiones causadas por el incidente
(0)
9 de diciembre de 2009  • 12:02

COPENHAGUE.- Los negociadores de un nuevo acuerdo mundial de lucha contra el cambio climático se esforzaban por superar las tensiones generadas la víspera por una propuesta danesa que indignó a los países en desarrollo.

"No tenemos que centrarnos [en esta propuesta]. No tiene ninguna relevancia", declaró Dessima Williams, representante de la Asociación de Pequeños Estados Insulares, altamente vulnerables a los efectos del calentamiento global.

"Tenemos que seguir avanzando [en la negociación], necesitamos un acuerdo jurídicamente vinculante que preserve al planeta y proteja a los más vulnerables. Esa es nuestra misión, todo lo demás son distracciones", agregó.

Filtración. Un borrador de trabajo elaborado por la presidencia danesa de la conferencia, en poder de varias delegaciones desde hacía dos semanas, comenzó a circular ayer por los pasillos de la reunión y provocó la indignación de los países en vías de desarrollo, las organizaciones ecologistas y los defensores de la ayuda internacional.

"Ha provocado un gran disgusto, pero esperamos que la tormenta se calme y podamos volver al trabajo", declaró un responsable europeo que pidió el anonimato.

La conferencia bajo égida de la ONU, que debe culminar el 18 de diciembre con la participación de más de 110 jefes de Estado y de gobierno, estaba sólo en su segundo día de trabajo cuando estalló la controversia.

El borrador propuesto por Dinamarca es "una seria violación que amenaza el éxito del proceso de negociación de Copenhague", afirmó Lumumba Stanislas Dia Ping, jefe de la delegación de Sudán, que lidera el G-77, bloque que reúne a unos 130 países en vías de desarrollo.

Pero los países pobres no tienen la intención de boicotear las conversaciones, precisó.

"Los miembros del G-77 no abandonarán la negociación en este estadio tan avanzado porque no podemos permitirnos un fracaso en Copenhague", declaró a los periodistas.

"Sin embargo, no firmaremos un acuerdo injusto. No podemos aceptar un acuerdo que condena al 80% de la población mundial a más sufrimientos e injusticias", agregó.

El máximo responsable de la ONU sobre cambio climático, Yvo de Boer, y la propia Dinamarca trataron de calmar los ánimos, insistiendo en que el borrador era una propuesta informal y sólo destinada a sondear la opinión de las diferentes partes.

La versión danesa. El primer ministro danés, Lars Lkke Rasmussen, negó que Dinamarca haya presentado el borrador: "Se dice que circulan muchos papeles, lo que yo sé es que Dinamarca no ha presentado ninguna propuesta".

El documento de trece páginas filtrado ayer fue calificado por Rasmussen como un "documento de trabajo" y un "borrador" para intentar consensuar un acuerdo la próxima semana en la COP15.

Rasmussen señaló que la sesión plenaria realizará el día 12 un debate sobre el estado de las negociaciones y que Dinamarca podría presentar una propuesta de acuerdo si no se ha producido un avance sustancial en las deliberaciones.

El borrador. El documento en cuestión no hace ninguna referencia al Protocolo de Kioto, único instrumento jurídico que existe actualmente para luchar contra el calentamiento y al que los países en desarrollo tienen especial apego, porque impone obligaciones a los países ricos al tiempo que protege a los pobres.

Por otra parte, el texto danés recomienda un techo máximo de emisiones para los países en desarrollo -no precisado-, punto al que Brasil, China, India y Sudáfrica ya se habían opuesto de forma firme y colectiva en una reunión a finales de noviembre en Pekín.

En cuanto a la financiación por los países industrializados de las medidas necesarias en los países en desarrollo, principal escollo de la negociación, el documento sugiere una ayuda inmediata de 10.000 millones de dólares anuales hasta 2012, y para después sólo habla de "recursos financieros substanciales".

Con sequías, inundaciones, epidemias y penuria alimentaria, el calentamiento global tendrá un alto coste para los países más pobres, que son los más vulnerables y los menos responsables de la emisión de gases de efecto invernadero.

Según un estudio reciente del Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas de Brasil (IPEA), ese país podría perder unos 2,05 billones de dólares de su PIB hasta 2050 a consecuencia del cambio climático. Los sectores más afectados, destaca el informe, serían el agrícola y el energético, principalmente por la modificación de los regímenes de lluvias.

Agencias AFP y EFE

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.