No es fácil evadir los controles hospitalarios