No somos una moda pasajera, somos agentes de cambio

Nicole Becker
Nicole Becker LA NACION
(0)
29 de diciembre de 2019  

La autora, de 18 años, destaca el rol fundamental de la juventud en el "despertar colectivo" respecto de la crisis climática y menciona las acciones para generar presión

Sin duda podríamos decir que este es el año en donde la crisis climática se coronó como uno de los temas más importantes de la agenda internacional. Sin embargo, los grados siguen subiendo y vamos rumbo a la peor crisis humanitaria de toda la historia.

Hasta el año pasado, el cambio climático para nosotros era un problema lejano, abstracto. Todo eso cambió. Ahora entendemos que es algo que nos está pasando a nosotros. Y en gran parte, en ese despertar colectivo tuvimos un rol fundamental los y las jóvenes. Logramos recuperar una lucha que parecía perdida, entendiendo principalmente que se trata de un asunto de derechos humanos.

Pero si bien creemos que los jóvenes tenemos el poder de ser agentes de cambio, no es una lucha que debe estar solo hecha por la juventud. Todos los sectores deben involucrarse. Las empresas emiten más del 70% total de las emisiones. Esto tiene que cambiar. El tercer sector, que tiene una lucha histórica por temas sociales y de derechos humanos cumple un rol esencial en empoderar a los jóvenes para que llevemos adelante acciones para generar cambios. A lo largo de este año fui recibiendo el apoyo de organizaciones como Ashoka, por la cual fui preseleccionada para formar parte de la comunidad global de Jóvenes Agentes de Cambio, así como por Unicef, Amnistía Internacional y el PNUD.

Y a lo largo de la historia, hemos sido los jóvenes los que demostramos que no nos quedamos en palabras, sino que el cambio real está en el campo. Hoy nos toca tomar las calles para decirles a nuestros gobernantes que adopten medidas concretas para frenar la crisis climática que pone en juego nuestro futuro y que también está afectando a aquellos sectores que menos recursos tienen para afrontarla. Y nuestros reclamos fueron escuchados. Prueba de ello es la ley de Cambio Climático que fue impulsada por los movimientos juveniles socioambientales con los que intervinimos en la Cámara de Recursos Naturales. Fuimos a los despachos de los distintos diputados y diputadas y estuvimos presentes en el momento de la sanción y la aprobación.

Pero no nos quedamos con esta primera victoria. Semanas después fui seleccionada como representante juvenil de la Argentina para asistir a la Cumbre de Cambio Climático de Naciones Unidas, después de su cambio de su ubicación de Chile a Madrid. Esta instancia significa una oportunidad clave para trasladar las discusiones sobre las problemáticas ambientales que atraviesa nuestro país y la región latinoamericana y que después serán traducidas al plano nacional. Me encontré con jóvenes que luchan por lo mismo y pudimos desarrollar acciones para generar presión en las negociaciones que se estaban dando a metros de nosotros.

También tuve la oportunidad de conversar con Greta Thunberg. Fue muy emocionante poder hablar con la persona que me inspiró a hacer lo que estoy haciendo y poder charlar con ella sobre la Argentina y Latinoamérica, al igual que conversar sobre cómo está llevando la atención mediática. Ella estaba muy invadida por toda la prensa, a tal punto que le hicimos un pequeño círculo y la ayudamos a llegar hasta una sala. Algo que ella repetía una y otra vez era "no me traten especial, soy una persona normal" y cuando una autoridad de la ONU vino a felicitarla y a darle la bienvenida, le respondió: "Se lo podrías decir a todo el resto de activistas que están acá, no solo a mí".

Esta cumbre tiene como eslogan De la palabra a la acción, pero como esto no lo veíamos reflejado en los resultados de las negociaciones, decidimos junto con el movimiento de jóvenes realizar una acción de protesta el ultimo día. Fue muy emocionante. Cantamos fuerte "el poder está en el pueblo" y "el pueblo unido, jamás será vencido", dándonos la mano, gente de todo el mundo, pidiendo lo mismo: justicia climática.

Creo que no es solo el año de la crisis climática, sino también un año en donde hubo un cambio de paradigma sobre cuál es el rol de la juventud en la sociedad y sobre el cual hemos dejado en evidencia que la política también es un espacio que nos pertenece a los jóvenes. Y ahí vamos a estar.

*Nicole Becker es cofundadora de Jóvenes por el Clima

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.